s

Piensen que es un gozo orar de día y de noche. Debemos derribar las fortalezas del enemigo con oración y
recibir siempre respuestas del Señor para vivir dándole la gloria.