Cuando Faltan las Fuerzas Para Continuar.

Si tu ley no hubiese sido mi delicia, ya en aflicción hubiera perecido. (Salmo 119:92)

La lectura diaria y sistemática de las escrituras es una de las fuentes más importantes de energía para el cristiano.

Sucede a veces que, cuando una persona conoce a Jesús en una nueva e íntima relación, todo se torna hermoso, hay una alegría especial y un deseo de agradar a este nuevo amigo Jesús.

Después de un tiempo, esa relación comienza a debilitarse, parecería que se va marchitando y hasta muere. Este es el resultado en su gran mayoría de haber descuidado la lectura de la palabra de Dios y la oración.

Cuando nuestro espíritu no se alimenta, inmediatamente nos debilitamos y cualquier situación adversa nos conduce a una grave crisis. El problema consiste, en que nuestras defensas espirituales están bajas y cualquier agente de las tinieblas que procure afectarnos, lo logra a causa de nuestra negligencia en robustecer nuestro espíritu alimentándonos con la lectura y meditación diaria de la palabra, acompañada por supuesto, de oración ferviente y constante.

Si le enseñamos a nuestro corazón la palabra de Dios, cuando aparentemente no la necesitamos, nuestro corazón transmitirá a nuestra mente fe, convicción y energías espirituales en el momento preciso que estas sean necesarias.

Así como tu cuerpo requiere alimentación sana para fortalecerse y así, provisto de energía enfrenta las actividades de cada día y posee la capacidad de rechazar las enfermedades, tu espíritu necesita el alimento de la palabra de Dios.

Oremos así:

“Señor Jesús, gracias por tu maravillosa palabra que es vida a todos los que se alimentan de ella. Es luz y fortaleza para mí. Señor dame constancia para leerla diariamente y aplicarla a mi cotidiano transitar por esta vida, lo pido en el nombre de Jesús, amen”.

Anterior articulo:

Convocatoria Músicos, Animadores 2d-3d y Editores de Video

Siguiente articulo:

ÁNIMO Jesús Está de Tu Lado

También te puede interesar...

  1. gracias por los bellos lectura que me llenan de alegria mi corazon y mi mente que Dios esta siempre con nosotros para ayudarnos en nuestro caminar y darnos la fortaleza y fuerza en nuestro corazones para luchar contra el mal muchas bendiciones querido hermano Esteban un gran abrazo

Publica un nuevo comentario