s

Pero nunca va a poder dejar de mirarte porque eres un potencial en sus manos. Nunca te va a soltar,
sus ojos y su amor te van a estar llamando. Dios te da una nueva oportunidad, no te escondas más.