s

Dios nos ha dado una nueva indentidad: nos ha hecho sus hijos, linaje suyo, herederos de todas sus promesas .