Reflexiones Cristianas de Amor Escritas

¡No dejes de luchar! Inspirados a Emprender 1

Mensajes de Motivación Por Yorleth Sánches para AvanzaPorMas.com

Tienes grandes motivos para seguir adelante. Todo venía como lo tenías planificado, habías iniciado grandes proyectos que tenías en mente y de pronto: una mañana te encontraste que no podías salir de casa. No eras el único, cientos, miles y millones de personas tampoco podían hacerlo.

De repente te diste cuenta, que se te quedaron docenas de carpetas atrapadas en tu oficina; o que tu base de datos la tenías encriptada en tu ordenador y no tenías manera de ir por él, porque te hallaste obedeciendo restricciones.
Empezaron a pasar los días, las semanas y no tenías forma de recuperar tus sueños, tus anhelos y tus avances. De pronto se despertó en ti, una angustia, un estado de ansiedad que no conocías y descubriste debilidades que antes no habías experimentado.

Han transcurrido los meses, y ya estás algo adaptado, pero, necesitas recuperar el tiempo perdido. Te sientes inmensamente agotado en tu mente, tu espíritu y tu corazón como para pensar con claridad en cuál dirección re-conducirte.

Es posible que tengas un pequeño capital, o quizá existe la posibilidad que no cuentes con ningún tipo de dinero extra para iniciar una actividad que te genere ganancias.

Puede ocurrir también que te digas a ti mismo, que no pensaste ni te imaginaste que ésta situación determinada se extendería de un modo tal, que llegues a un punto de sentirte como suspendido; sin una idea creativa que pueda impulsarte.

¿Quieres reactivarte y no tienes claro por dónde comenzar?

Primeramente, debo dejar dicho algo, si te sumerges en las noticias encontrarás que, en la gran mayoría de ellas se habla de la recesión económica, del recrudecimiento de la crisis. Causándote un stress involuntario del cual no sabes cómo salir, debido a que se comienza a gestar en ti una sensación de laberinto sin solución.

Quiero contarte que es cierto lo que leías en libros, veías en anuncios, incluso era el tema central de películas que te sacaban lágrimas: “Las crisis siempre han existido y se han convertido en la gran catapulta de quienes saben sobrellevarlas”.

¡Anda! Alza el rostro y avanza en una dirección, aquella que te permitirá observarte de una manera diferente: ¡Con éxito y bendición!

Hoy, queremos alentarte a que te levantes y sigas luchando. Queremos hacerte parte de una serie en donde te compartiremos tips, que podrás desarrollar del modo más sencillo.

Nuestra intención, es que recuperes la Fe que perdiste, conforme a lo que Dios tiene establecido para ti. Pues, aunque no te hayas percatado, el solo decaer por un instante, el dar lugar al miedo y a la duda en tus pensamientos; has permitido que la certeza de que todo estará bien, se haya debilitado. Es por ello que queremos nutrirte en este tiempo, para que esos tejidos que se debilitaron (como la piel que ha sufrido una herida), puedan cicatrizarse bien fortalecidos.

Detente un momento, mira a tu alrededor, realiza un análisis de lo que tienes, con lo que cuentas y especialmente de todas las bondades que tienes en tu entorno. De las cuales puedes sacar provecho, porque en ellas, está tu provisión. Lo primero que debes hacer es: ¡creer en que todo es posible! Dando el primer paso de abandonar pensamientos negativos y dañinos con los que coqueteaste y jugaste en el pasado. Esto de algún modo no te había afectado antes, porque mientras tus finanzas no fuesen tocadas, sentías que eras capaz de cargar con el peso de lo emocional, provocando que en ese momento dejaras para luego, la tarea de hacer un total cambio en ti.

Hoy, te has visto como suspendido en una cuerda floja (o quizá en una escalera tambaleante), sin saber en qué momento caerás. Déjame decirte que el tiempo de hacer tu mejor acto, ha llegado. El tiempo de tomar decisiones moralmente correctas en todos los aspectos de tu vida ha iniciado. En definitiva, es lo que siempre anhelaste… ¿o me equivoco?

¿Cuántos libros leíste? ¿Cuántos versículos bíblicos compartiste diariamente en tus redes sociales y en tus estados? Es probable que, si te los pregunto, hasta los tienes memorizados. Pero ante la sorpresa, puede que hasta se hayan borrado de tu mente en un instante.

Todo es comprensible, todo es entendible, lo que no debe ocurrir es que pase mucho tiempo y aún no te adaptes, no te hablo acá de “la Nueva Normalidad o la Nueva realidad”, que incluso se atreven muchos a decir que están vendiendo. Te hablo de, recordarte quién eres, la identidad y propósito por el cual naciste, de esa habilidad y capacidad que está allí luchando contigo, gritándote: ¡Este es el tiempo perfecto! No lo retrases. Se ducho en discernir las oportunidades y visiona cuál es tu posición en el lugar donde te desenvuelves.

Estoy convencida de ese cambio que puede iniciar, con unas bases que están siendo re-definidas y re-estructuradas, como lo son las plataformas digitales y las comunidades de redes sociales. A través de ellas, es muchísimo lo que puedes dar. Esto lo irás descubriendo en esta serie que iniciamos hoy, la que hemos llamado “Inspirados a Emprender”.

La idea creativa ha estado en tu cabeza, puede que dormida, puede que en silencio; o también puede que la contaste y otros la copiaron, la desarrollaron y se hicieron ricos con ella. Pero calma, ¡tengo una buena noticia para ti! Todo eso anterior, fueron pequeñas pruebas, pequeños señuelos que Dios permitió, para decirte: “La idea correcta, aún no la he revelado, la tengo pre-destinada para ponerla en acción a través de ti”.

Así como escuchas, todo lo que viviste y lo que no hiciste, era el proceso de purificación, templanza y lavamiento de tu talento, para que, llegado este momento, comprendieras para qué fuiste creado. Es por ello que no debes sentirte mal, porque en este tiempo, en estos meses lloraste, te deprimiste o sentiste que caminabas en círculos.

¡Prepárate a romper los esquemas, paradigmas y trincheras de pensamientos que estaban atrapados en tu mente y detuvieron las acciones que se disponían en tu espíritu y tu corazón!

¿Te animas a descubrirlo junto a nosotros? No irás solo, recuerda que el control es absolutamente de nuestro Creador, y Él nos ha dado la fuerza que necesitamos para impulsarnos a despertar los unos a los otros.

Parece sencillo lo que iniciaremos, pero sabemos que en la sencillez de poner en práctica todo lo que hemos aprendido, es donde podemos luego detenernos o amilanarnos ante las barreras y adversidades. Es allí, donde surge la determinación de tomar la idea en una mano y reparar la grieta que se hizo en la muralla con la otra.

El objetivo es no detenernos, ni permitir que el combustible se agote. Entendemos que hay muchas personas que viven solas, están los que quedaron atrapados en países que no conocen, los que fueron solamente por visita o a un trabajo eventual, y ahora han tenido que quedarse a vivir en él. Están aquellos, que solo iban a casa dormir, porque sus empleos le demandaban pasar el día entero lejos de su hogar; acostumbrándose a vivir en un espacio de muy pocos metros, sin ventanas o salidas de ventilación.

Hemos sabido de personas que han sido víctimas de ataques súbitos de pánico debido al encierro, sumado a la incertidumbre. Personas que han debido ser asistidas por compañeros de trabajo a distancia, porque no podían verse. Son innumerables los casos y las distintas situaciones. Aún, cuando se han levantado las restricciones en muchos países, existen consecuencias que la pandemia ha dejado en familias enteras.

No queremos hablar de la pandemia como tal, porque la saturación del tema puede irritarte más. Solo nos mueve el enfocar en superar el duelo que produjo el perder cosas que eran valiosas en tu vida: sean amistades, personas, empleo, bienes, propiedades o tu propia estima.

No es agradable sentirse desfallecer y conocer de ti, aspectos que antes no habían aflorado en tu personalidad, reacciones o actitudes que nunca se manifestaron en ti y que de pronto comenzaron a sorprenderte. Sabiendo que no eres una persona temerosa, conociste la zozobra; teniendo en cuenta que no eres una persona agresiva, has estado al límite del desespero.

Te fatigaste de ver en todos los inicios de tus redes sociales, anuncios de psicoanalistas ofreciendo sus servicios online, y sabías que no podías hacer clic, porque no es lo que realmente iba a ayudarte.

Elevarse ante una situación de indefensión, es lo similar a caminar sobre las aguas. Lo que no sabías, es que te correspondería una temporada en que serías pasado por el crisol de la purificación.

amos ahora a arrancar ese velo, del porqué de todo esto, soltemos el peso que trató de subirse a nuestras espaldas, vamos a ceñirnos de la valentía y la confianza que está en nosotros, para saber que: ¡Todo lo que emprendamos nos saldrá bien! y que ese nuevo camino que ha comenzado a ser trazado para nosotros, resplandecerá de todo el éxito y toda la luz, porque aun lo que nos faltaba por tener, nos será dado.

Si estás hoy, escuchando este mensaje, es porque eres parte de esa nueva generación que se levantará de entre las imposibilidades.

2 Comentarios

2 Comentarios

  1. Amos Solis

    18 julio, 2020 at 6:35 pm

    Cómo siempre muy precisa la reflexión gracias…

    • Leopoldo

      19 agosto, 2020 at 11:14 am

      Me levanto en nombre de Jesús

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Arriba