Avanza en tu propósito y no te detengas

El Señor te fortalecerá en éste día, para que tus dones sean de ayuda para otros. Crecimiento y perfección llegan a tu vida. No estás aquí por casualidad, fuiste llamado para aportar algo de bendición para los demás.

Romanos 12:6-7 dice: “Dios, en su gracia, nos ha dado dones diferentes para hacer bien determinadas cosas. Por lo tanto, si Dios te dio la capacidad de profetizar, habla con toda la fe que Dios te haya concedido. Si tu don es servir a otros, sírvelos bien. Si eres maestro, enseña bien”.

No importa lo que Dios te llame ha realizar, o los dones que Él te haya dado, lo que debas hacer, hazlo bien. En la medida que te perfecciones, mayor será tu alcance para tener mejores resultados. Podrás llegar a más, si lo que haces, lo haces con excelencia. Para que se te abran grandes puertas, debes dar. Tus dones son un regalo para la humanidad, y compartir estos dones, es como dar regalos que te ensanchan el camino.

Ser útiles a otros es una de las llaves que más oportunidades nos traerán. Si en esta etapa de tu vida te toca ser un ama de casa y criar hijos, da lo mejor y no te compares con los que otros hacen, porque cumplir tu misión es lo que te traerá una bendición tras otra. Usar nuestras habilidades y cumplir nuestro propósito nos da satisfacción. Mejora cada día en tu llamado, enfócate en lo que mejor puedas dar. Extiende tu visión, si el Señor es tu aliado, llegarás muy lejos.

Hagamos ésta oración:

“Padre, pongo ésta etapa de mi vida en tus manos. Decido dar lo mejor para alcanzar todo lo que planeaste para mi. Ungeme para que cualquier cosa que haga, sea luz y bendición para el mundo, lo creo y lo pido en el nombre de Jesús. Amén”

Anterior articulo:

Dios Sí Te Escucha

Siguiente articulo:

ESPERA Lo Que Pides y Habla Lo Que Crees

También te puede interesar...

Publica un nuevo comentario