Depender de Dios te da libertad y bendición

Cuando pones a Dios en primer lugar en tu vida, él bendecirá todo lo que hagas, todo lo que emprendas y todas tus habilidades. Cuando ponemos nuestra confianza en cosas temporales perdemos el beneficio de vivir bajo su favor.

En audio:

El Salmo 147:10-11 dice: “No se complace en la fuerza del caballo ni en el poder del ser humano. No, el Señor se deleita en los que le temen, en los que ponen su esperanza en su amor inagotable”. No hay ningún poder que se más grande que nuestro Dios. Él no se deslumbra por la capacidad, ni por los talentos, ni las fuerzas, ni la habilidad de los hombres, porque todo esto es su propia creación, tanto nosotros como lo que recibimos, pertenece a Dios. Los hombres fallamos y son limitados, debemos apegarnos solo al Señor y a ninguna otra cosa temporal. Él no espera de nosotros lo deslumbremos con algún esfuerzo, sacrificio o talento, ya que solo se complace cuando sabiamente decidimos tener el mayor respeto y temor reverente hacia su persona. La biblia dice que el principio de la sabiduría es el temor a Dios, eso nos indica que cuando alguien desecha la ayuda de Dios, se revela o lo ignora, está siendo ignorante. Confiar, significa saber que Dios lo gobierna todo y que nuestros esfuerzos y habilidades son una bendición duradera solo cuando los utilizamos confiando en que Él está ayudándonos y abriendo puertas con su gracia. Si aceptas la ayuda de Dios con humildad, confías en su amor y eres íntegro, su bendición estará en lo que hagas.

Hagamos esta oración: “Señor hoy te pongo en primer lugar en mi vida y confío en que tu ayuda es lo más importante, porque tu eres quién gobierna todo y quién conoce todas las cosas. Entrego todo en tus manos, en el nombre de Jesús Amén”.

Anterior articulo:

Todo lo que es bueno y perfecto procede de Dios

Siguiente articulo:

En el lugar de la opresión Dios abre puertas

También te puede interesar...