DIOS BENDICE AL CORAZÓN HUMILDE

El corazón orgulloso cree que puede manejar cualquier situación o problema confiando solamente en sus capacidades y no en Dios. Si antes orábamos y nos encomendábamos en las manos del Creador ante cualquier desafío o situación del diario vivir, es probable que al pasar el tiempo ya no confiemos el asunto al Señor pues sentimos que hemos crecido o madurado y nuestro orgullo nos hace creer que podemos ser autosuficientes.

El orgullo es una mala semilla que puede crecer en forma desmedida si no la arrancamos a tiempo. Con respecto al pecado puede llegar a justificarlo en alguna forma, no aceptando responsabilidad. El rey Saúl tenía una opinión elevada de sí mismo. Esto lo llevo a tener actitudes desagradables ante Dios. El señor lo envió a librar una batalla contra los filisteos pero le aclaro que después de vencerlos no tomara botín de los mismos. Él no lo hizo así. Cuando el profeta Samuel lo confronto respondió que los animales que había tomado eran para ofrecer sacrificio a Dios. “Y Saúl respondió: De Amalec los han traído; porque el pueblo perdonó lo mejor de las ovejas y de las vacas, para sacrificarlas a Jehová tu Dios, pero lo demás lo destruimos”1 Samuel 15.15.
Sus palabras estaban llenas de orgullo. Quiso justificar su mal accionar. A causa de esto Saúl fue desechado.
Cuando este mal toma control del corazón, vemos la manera de desobedecer al Señor, al ser descubiertos, tratamos de justificar nuestro mal proceder argumentando que teníamos intenciones valederas y razonables para hacer lo que hicimos.

David, el siguiente rey de Israel tenía otro corazón. Espero pacientemente su reinado, no se sublevo, a pesar de haber sido ungido como tal mientras Saúl todavía estaba en el trono. Soporto celos, ira, traición de parte de este, pero no se vengó, aun cuando tenía la capacidad de hacerlo. No permitió que el orgullo dominara su vida. Supo esperar en Dios.
Luego en su reinado, cometió adulterio con la esposa de otro hombre, pero al ser confrontado por el profeta Natán, inmediatamente se arrepintió y se humillo ante Dios.”Entonces dijo David a Natán: Pequé contra Jehová. Y Natán dijo a David: También Jehová ha remitido tu pecado; no morirás.” 2 Samuel 12.13

Los pecados de David fueron perdonados por el Señor, en cambio el orgullo de Saúl lo llevo a la ruina. Examinemos nuestro corazón a la luz de Dios, eliminemos cualquier indicio de orgullo. Si hemos pecado, humillémonos ante el señor en confesión y arrepentimiento sincero, y así como David seremos perdonados y restaurados.
“Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón; Pruébame y conoce mis pensamientos; y ve si hay en mí, camino de perversidad, y guíame en el camino eterno. Salmo 139.23-24

Anterior articulo:

Oración Por Bendición Económica y Trabajo

Siguiente articulo:

EL Amor de Dios es Infinito

También te puede interesar...

  1. BENDICIONES AMADO HERMANO, MUY BUEN MENSAJE EN ESTE MOMENTO DE ANGUSTIA ME LLEGO TAN LINDA PALABRA DE DIOS ESTE SALMO ES LO QUE ESTOY CRUZANDO. GRACIAS. CON AMOR OLINDA.

  2. Gracias por cada estudio que me ofrecen, debo meditar en ello y ponerlo por obra y gracias por enseñarme a orar, le es tan necesario para hacercarme cada diava Jehová, Graaaacias

Publica un nuevo comentario