Estudios de Pascua parte 2 – Consagración de los primogénitos

La consagración de los primogénitos – Estudio de pascuas Parte 2

Por Matthew Henry

ÉXODO 13

Vv. 1—10. En conmemoración de la destrucción de los primogénitos de Egipto, de los hombres y las bestias, y de la liberación de los israelitas de la esclavitud, los varones primogénitos de los israelitas fueron apartados para el Señor. Por este medio se les hizo presente que sus vidas habían sido preservadas por medio del rescate de la expiación, la que a su debido tiempo se iba a hacer por el pecado.

Ellos debían también considerar que sus vidas, así rescatadas de la muerte, debían estar ahora consagradas al servicio de Dios. Los padres no tenían que pensar que tuvieran algún derecho a sus primogénitos, hasta que los presentaran solemnemente a Dios, y Él les diera su título de propiedad a ellos. Lo que, por misericordia especial, nos es devuelto debe aplicarse a la honra de Dios; por lo menos, debe hacerse un reconocimiento de gratitud con obras de piedad y amor. —La conmemoración de su salida de Egipto debía observarse anualmente. El día de la resurrección de Cristo debe conmemorarse porque en él fuimos resucitados con Cristo, saliendo de la casa de esclavitud y muerte. La Escritura no nos dice expresamente qué día del año resucitó Cristo, pero establece particularmente qué día de la semana ocurrió, porque como liberación más valiosa debe conmemorarse semanalmente. —Los israelitas debían guardar la fiesta de los panes sin levadura. En el evangelio no sólo recordamos a Cristo sino que observamos la santa cena. Haced esto en memoria de Él. Además hay que tener cuidado de enseñar a los niños el conocimiento de Dios. Esta es una antigua ley para la catequesis. Es sumamente útil familiarizar a los niños en su temprana infancia con los relatos de la Biblia. Los que tienen la ley de Dios en sus corazones deben tenerla en su boca para hablar de ella a menudo, para afectarse a sí mismos y enseñar a los demás.

Vv. 11—16. Los primogénitos de las bestias que no se usaban para el sacrificio tenían que cambiarlos por otros que se usaran o había que destruirlos. Nuestra alma ha sido entregada a la justicia de Dios y a menos que sea rescatada por el sacrificio de Cristo, ciertamente perecerá. Estas instituciones les recordarian continuamente su deber de amar y servir al Señor. De igual manera el bautismo y la cena del Señor, si se explican y se observan adecuadamente, nos harán recordar nuestra profesión y nuestro deber, dándonos ocasión de recordárnoslos unos a otros.

Vv. 17—20. Había dos caminos de Egipto a Canaán. Uno era de sólo unos pocos días de viaje; el otro, era mucho más largo, yendo hacia el desierto, y ese fue el camino que Dios eligió para conducir a su pueblo Israel. Los egipcios tenían que ahogarse en el Mar Rojo; los israelitas tenían que humillarse y ser probados en el desierto. El camino de Dios es el buen camino, aunque no lo parezca. Si pensamos que Él no conduce a su pueblo por el camino más corto podemos tener, no obstante, la seguridad de que Él los lleva por el mejor camino y así quedara en evidencia cuando hayamos llegado al final de nuestro viaje. Los filisteos eran enemigos fuertes; era necesario que los israelitas fueran preparados para las guerras de Canaán, pasando por las dificultades del desierto. Así, pues, Dios proporciona las pruebas a su pueblo para fortaleza de ellos, 1 Corintios x, 13. —Salieron en buen orden. Unos iban de a cinco por fila; otros, en cinco bandas, lo que parece ser significativo. Llevaron consigo los huesos de José. Era un estímulo para su fe y esperanza que Dios los llevara a Canaán, cuya esperanza hacía que ellos llevaran sus huesos por el desierto.

Vv. 21, 22. El Señor iba delante de ellos en una columna, como presencia de la Majestad Divina. Cristo estaba con la iglesia del desierto, 1 Corintios x, 9. A quienes Dios lleva a un desierto, Dios nos los abandonará ni los dejará perderse allí, sino que se cuidará de guiarlos en la travesía. Fue una gran satisfacción para Moisés y para los israelitas piadosos tener la seguridad de estar bajo la dirección divina. Quienes tienen como fin la gloria de Dios, como regla la palabra de Dios, como guía de sus afectos al Espíritu de Dios, y a la providencia de Dios como guía de sus asuntos, pueden estar seguros de que el Señor va delante de ellos, aunque no lo puedan ver con sus ojos: ahora debemos vivir por fe. —Cuando Israel marchaba, la columna iba adelante y señalaba el lugar para acampar, según lo estimara conveniente la Sabiduría Divina. De día los resguardaba del calor y por la noche les daba luz. —La Biblia es lámpara a nuestros pies, y lumbrera a nuestro camino, la que en su amor nos ha dejado el Salvador. Da testimonio de Cristo. Para nosotros es como la columna para los israelitas. Escuchad la voz que clama: Yo soy la luz del mundo; el que me sigue no andará en tinieblas sino que tendrá la luz de la vida, Juan viii, 12. Sólo Jesucristo es el Camino, la Verdad y la Vida, Juan xiv, 6, según lo muestra la Biblia y lo recomienda el Espíritu Santo al alma en respuesta a la oración.

• Parte 1 – Éxodo 12 comentario biblico
• Parte 2 – Éxodo 13 comentario biblico
• Parte 3 – Éxodo 14 comentario biblico
• Parte 4 – Éxodo 15 comentario bíblico

+ Especial de pascuas

Anterior articulo:

Estudio de la Pascua – Parte 1 – Éxodo 12

Siguiente articulo:

Estudios de Pascuas parte 3 – Éxodo 14

También te puede interesar...