La dieta turbo en pocas palabras

Por CHERIE CALBOM

La dieta turbo rinde recompensas con grandiosos dividendos. Yo he visto personalmente a personas que han bajado tanto como una libra (medio kilo) al día sin mucho esfuerzo. No hay inanición ni privación.

A continuación se encuentran los principios básicos del programa. En la dieta turbo usted:

Beba dos vasos (10 a 12 onzas o 300 a 350 ml cada uno) de jugo fresco de verduras al día. Si no tiene un extractor y no puede comprar uno ahora, puede comprar jugos ya hechos en las barras de jugos. Si no tiene acceso a una barra de jugos, entonces puede comprar jugos ya hechos de verduras de la sección de refrigeradores en su tienda de comestibles. Si no se encuentran disponibles, entonces puede elegir un jugo V-8 bajo en sodio. (Tenga en mente que si el jugo está embotellado o enlatado, aunque esté guardado en la sección de refrigeradores de la tienda, tiene que ser pasteurizado. El calor utilizado en la pasteurización mata las vitaminas, las enzimas y esa misteriosa sustancia de vida que solamente puede obtener en alto grado en los alimentos crudos. No tendrá el mismo efecto con estos jugos que con los frescos). Cuando viaje, o si no le es conveniente tomar un jugo en el camino, usted puede tomar un suplemento alimenticio de verduras, algarroba y polvo de remolacha para mezclar con agua.
Consuma una dieta con alto contenido alcalino y bajo índice glucémico. La porción más grande de sus comidas provendrá de la categoría rica en contenido alcalino que consiste en verduras, fruta, brotes, nueces, semillas, aceites saludables y verduras de hoja. El resto de su dieta provendrá de proteína vegetal o animal, y una pequeña cantidad de granos enteros.
Coma una porción grande de su comida cruda, setenta a ochenta por ciento es su objetivo. Los alimentos crudos están cargados de enzimas y vitaminas que se destruyen durante la cocción. Los alimentos crudos le ayudan en especial a perder peso.
Coma bastantes verduras, especialmente las verduras de colores brillantes con mayor cantidad de antioxidantes. Se recomienda que consuma al menos dos o tres porciones de verduras además de sus jugos de verdura.
Coma pequeñas porciones de proteína magra: pescado, pollo, pavo, cordero, res y huevos (si no decide ser vegano). Elija orgánicos y de campo como una opción más saludable.
Beba ocho a diez vasos de 8 onzas (236 ml) de agua purificada al día. Podría agregar concentrado de arándano o jugo puro no endulzado de arándano al agua para mejorar el sabor y ayudar a deshacerse del agua acumulada en su cuerpo. El arándano es un diurético natural, es útil para limpiar los riñones y contiene altos niveles de sustancias orgánicas que tienen fama de tener un efecto emulsificador sobre los depósitos adiposos.
Beba una taza de té verde al día. El té verde es termogénico, es decir, ayuda a mejorar el metabolismo. Si la cafeína del té verde (solo aproximadamente un tercio de la del café) no se adapta a su sistema, entonces elija el té blanco (que aun contiene poca cafeína) o té herbal. Es mejor evitar el café tanto como sea posible, ya que es muy ácido. Además puede provocar irritabilidad y dificultad para concentrarse. Aunque el café no lo estimule ni un poco, más tarde causa una baja fuerte de energía, la cual puede hacer que desee comida engordadora.
Consuma grasas buenas como aguacate, aceite de oliva extra virgen y aceite virgen de coco. El aceite de coco es un termogénico; al hígado le gusta quemarlo. Contrario a la opinión popular, es una grasa saludable para el corazón y adelgaza.
Evite los almidones, los carbohidratos refinados, el azúcar, los dulces, el alcohol y las sodas, incluso las sodas dietéticas.
Si desea ir por la vía rápida puede hacer un ayuno de jugos (algunos lo llaman festín de jugos) una vez a la semana. Eso quiere decir beber solo jugos de verduras por un día. En esos días, debe beber casi dos litros (1.88 l ó 2 qt) de jugo de verduras. Puede ser que uno de esos jugos sea una sopa de energía cruda (un jugo al que le agrega aguacate para ayudarle con la energía y a estabilizar el azúcar en la sangre.
Además, debe ejercitarse tres o cuatro veces por semana.
Si se estanca alguna vez durante la dieta turbo o desea acelerar su pérdida de peso y un plan de un estilo de vida saludable, puede limpiar su cuerpo, comenzando con el programa de limpieza de colon y luego la limpieza de hígado y vesícula biliar de siete días, que se presentan a detalle en mis libros Juicing, Fasting, and Detoxing for Life [Jugos, ayuno y desintoxicación que dan vida] y The Juice Lady’s Guide to Juicing for Health [La guía para hacer jugos y estar saludable de La Dama de los Jugos]. Un hígado y una vesícula biliar congestionados podrían evitar que pierda peso. Además, podría dificultársele desprenderse de algunas libras hasta que limpie las toxinas de su cuerpo, especialmente los órganos de eliminación. Por ejemplo, las toxinas atrapan el agua y las células adiposas en bolsas que llamamos celulitis. Desintoxicar su cuerpo es la clave para deshacerse de esos depósitos adiposos grumosos.

Cuando haya perdido la mayor parte del peso que desee, puede añadir lentamente más carbohidratos saludables, entre ellos granos enteros, papas, calabaza y fruta. Normalmente en esta fase, usted perderá aproximadamente una libra (454 g) a la semana. Si come demasiados alimentos altos en carbohidratos o come de más en las fiestas, las vacaciones o en ocasiones especiales y gana peso, usted puede perder rápidamente las libras de más al limpiar su cuerpo con un día de limpieza con jugos de verduras, y apegándose estrictamente a la dieta turbo.

Un día, usted celebrará el logro de sus objetivos de pérdida de peso. Entonces podrá comer carbohidratos más saludables, pero tendrá el hábito de elegir los correctos esta vez. Si come demasiado y gana algunas libras, puede volver al camino regresando a la dieta turbo. Si se resbala y se da atracones durante una temporada estresante, puede programar un día de limpieza con jugos de verduras y desalojar todas las toxinas. Este es el diseño que puede ayudarle a mantener su peso ideal el resto de su vida.

―Tomado del libro La dieta turbo de La Dama de los Jugos por Cherie Calbom. Publicado por Casa Creación. Usado con permiso.

Anterior articulo:

Dios probará su fidelidad una vez más

También te puede interesar...

  1. Mil Gracias SEÑOR POR ENSEÑARNOS QUE LOS FRUTOS DE LA TIERRA, SON SALUD.DANOS LA OPORTUNIDAD DE PODER TENERLOS PARA ALIMENTARNOS CON ELLOS.GRACIAS A POR LOS HERMANOS QUE REALIZAN ESTE MINISTERIO DE ENSEÑARLO.Amen.

Publica un nuevo comentario