Los Mejores Días de tu Vida, Están por Delante

Te bendecimos en este día para te encamines en el buen y gran plan que Dios tiene contigo. Entrega tus obras en las manos del Señor, confiando plenamente, para que puedas caminar sobre lo que trazó de antemano para ti.

En Salmos 37:5-6 dice: “Entrega al Señor todo lo que haces; confía en él, y él te ayudará. Él hará resplandecer tu inocencia como el amanecer, y la justicia de tu causa brillará como el sol de mediodía”.

La voluntad de Dios es que entreguemos todo lo que hacemos a Él, confiando que nos ayudará, y nos muestra que su deseo, es hacernos resplandecer, levantarnos, hacer brillar nuestra fe y justicia, como el sol del mediodía. No te quedes pensando en poco, en una visión de la vida limitada, porque sirves y crees en un Dios grande, que todo lo puede. Cuando entregamos los que hacemos en las manos del Señor, Él ya conoce de antemano un perfecto plan para nosotros, nada lo toma desprevenido.

Al depositar nuestras obras en sus manos, nos estamos encaminando a su perfecta y agradable voluntad. Las cosas que deban suceder, sucederán, y por cuánto confiamos en él, todo nos termina ayudando para bien. Hay algo bueno y grande en tu futuro, los mejores días de tu vida, aún no llegaron.

No importa donde te encuentres ahora, no te quedes atrapado en la mediocridad, no te estanques, el Señor tiene aumento y avance para ti. Tu destino es bueno, grande, y el Señor conoce la forma de llegar hasta el.

Oremos así:

“Gracias Padre celestial, porque soy tu hijo y estoy favorecido, los mejores días de mi vida están por delante. Estoy bendecido, ungido y lleno de tu Espíritu Santo para alcanzar ese buen y gran destino. Lo creo y recibo en el poderoso nombre de Jesús. Amén”

Anterior articulo:

Lo que parece poco, puede ser mucho en las manos de Jesús

Siguiente articulo:

En tu Palabra Echaré la Red

También te puede interesar...

Publica un nuevo comentario