Aprende el Equilibrio Para Saber Accionar a Tiempo

Muy Arriesgados Vs. Muy Prudentes

Para ser guiados por Dios necesitamos movernos. Dios nos va guiando en cuanto estamos dispuestos al avance. Dios no puede guiar a alguien que no quiere moverse. Para saber accionar a tiempo, tenemos que poner un equilibrio entre la acción y el discernimiento en la guía de Dios.

“Mejor es el que tarda en airarse que el fuerte, el que domina su espíritu que el conquistador de una ciudad”. Proverbios 16:32

Versión Audio:

Aquellos que son muy activos por naturaleza y decididos en todo, corren el riesgo de equivocarse mucho, de hacer esfuerzos vanos y de no actuar con sabiduría. Por lo tanto a esta clase de personalidades les conviene esperar un poco más de lo normal para tomar decisiones. Los que accionan por impulsos pueden tener grandes pérdidas de esfuerzo, tiempo y dinero. Generalmente son personas extrovertidas y les gusta emprender y hacer muchas cosas. La solución para este problema esta en acostumbrarse a meditar un poco más cada decisión, en esperar en Dios para sentir la paz que los guíe en lo que consideran que el Espíritu Santo les esta guiando a hacer.

Por otro lado estar las personas que no se arriesgan a decidir. Son personas con una naturaleza más calmada y relajada. Tienden a pensar demasiado, toman pocas decisiones y no se arriesga a nuevos desafíos. Hay temor, pereza o duda. Solo dan pasos muy seguros, a veces esperan una seguridad irreal para poder decidir. El gran riesgo de esta actitud es que por falta de acción a tiempo se pierden muchas oportunidades y la vida se vuelve improductiva y con resultados escasos.

Los que son perezosos esperan que Dios haga todo y lo disfrazan de “paciencia” o de “estoy esperando en Dios” pero en verdad Dios los está esperando a ellos para bendecirlos. Siempre se requiere una acción, un paso de fe. Dios le dijo a Josué “todo lo que emprendas prosperará” esto requiere emprender, que es acción, es hacer algo.

El miedo a fracasar, la incredulidad y la pereza hacen que una persona se vuelva indecisa. Dios nos habla y luego espera obediencia. Es libre quién sabe correr riesgos. Si algo persiste en tu corazón y hace tiempo que tienes un buen deseo, entonces adelante, emprende, trabaja, acciona y Dios te guiará en los pasos siguientes.




El miedo al fracaso es inútil, porque el fracaso es algo normal en la vida de cualquier persona, hay quienes aseguran por su experiencia que el fracaso es el camino al éxito. Del fracaso se aprende para volver a intentarlo más inteligentemente. Tarde o temprano tendrás que dar pasos de fe, correr riesgos y accionar si es que quieres tener éxito.

Por último veamos el consejo del apóstol santiago: ¿De qué aprovechará si alguno dice que tiene fe, y no tiene obras?. Santiago 2:14. La fe no es verdadera sino esta acompañada de acción.

Por Esteban Correa

Anterior articulo:

» LLAMÉ A MI DIOS y Él Me Respondió »

Siguiente articulo:

Cuando Tus Fuerzas Se Agotan, el Poder de Dios Te Sorprende

También te puede interesar...

  1. Errar es de humanos, mas bien se depositas tu confianza en El Creador El hara de ti un ser prospero en todo lo que emprendas. Bendiciones hermandad.

  2. estuve leyendo su mensaje hoy sabado 19/03/2016 es muy edidicante y aletador le comento ayer tenia que hacer dos diligencias personales en el autobus donde iba el espiritu santo comenzo a hablar con tanta insistencia a mi corazon que fuera primeramente al banco provincial por la demandas de colas y fue asi le obedeci al espiritu santo mayor fue mi sorpresa la cantidad de gentes que habia y el espiritu santo me lo habia alertado por ser obediente a su palabra hice la cola marque mi numero asignsado y hice la diligencia con todo exito y despues hice mi segunda diligencia honra y gloria al señor el espiritu santo demanda obedienciay persistencia en su palabra

Publica un nuevo comentario