Devocionales

Hermosa Reflexión de Navidad para Compartir

Muchos festejan navidad sin entender bien porque.

Debes saber que cada vez que te reúnes en navidad, lo que estás haciendo es festejar que hace más de dos mil años, Dios irrumpió en el mundo para ayudar al hombre. La respuesta de Dios había llegado a la humanidad.

Los hombres estaban perdidos, y el mundo de aquel entonces, no era tan diferente del mundo de ahora. Los problemas, las injusticias, la violencia; eran, en esencia, lo mismo.

Algunos se preguntan… ¿Dónde está Dios, porque no se muestra frente a nuestros ojos? y no se dan cuenta que eso es lo que Dios ya hizo, ya se mostró abiertamente para dejarnos un gran legado y mostrarnos el camino.

Para eso es la Navidad: Para recordar que Dios se hizo visible haciendo nacer a su Hijo Jesús. Todas las respuestas que las personas necesitan fueron suplidas por El Hijo de Dios.

Cuando Jesús caminó sobre la tierra, dio esperanzas al perdido, perdón al pecador, paz al abatido. Trajo también sanidad a los enfermos, restauró las heridas del alma y llenó el corazón del que estaba vacío y sin propósito.

Muchos hoy no encuentran a Dios, aunque lo necesitan con urgencia, porque piensan que no está, que no existe o que no se interesa por nosotros.

Pero hoy si quieres puedes sentir a Jesús en tu corazón porque Él así lo ha prometido y lo ha dejado disponible para todos.

Esto es lo que dijo Jesús para nosotros: “—Yo soy la luz que alumbra a todos los que viven en este mundo. Síganme y no caminarán en la oscuridad, pues tendrán la luz que les da vida”. Evangelio de Juan capítulo 8:12

La humanidad sufre por haberse alejado cada vez más de lo que Dios nos mostró con Jesús.

Pero quiero que sepas que fuiste creado con un propósito muy especial y tu vida no fue casualidad. Hay un diseño de Dios especial para ti, un plan específico.

Los dones y talentos con los que fuiste creado no son casualidad, son para que lleves a cabo el plan que Dios tiene para tu vida.

Ahora abre tu corazón a Jesús y déjalo entrar, porque Él quiere estar contigo y ayudarte en todos tus problemas, quiere guiarte en tu vida cotidiana, quiere llevarte de la mano ahora y para siempre.

La biblia dice que si abrimos nuestro corazón y le pedimos a Jesús que entre, Él lo hará y estará con nosotros. Para hacerlo, simplemente repite esta oración con todo tu corazón.

Di estas palabras desde lo más profundo:

“Gracias Dios por acordarte de mí y haber traído a tu Hijo Jesús para morir en la cruz por todos mis pecados. Hoy abro mi corazón a ti, Señor Jesús Hijo de Dios, y te dejo entrar a mi vida para que seas mi Señor y Salvador personal. Te pido perdón por todos mis pecados y te invito a que me ayudes cada día en mis dificultades. Quiero conocerte cada día más y te doy Gracias Dios por tu gran amor. Amén”.

Comparte este mensaje de esperanza, porque muchos lo necesitan. Gracias.

Te saludamos desde avanzapormas.com estámos para bendecirte

Si es la primera vez que has hecho esta oración, te recomendamos que leas la vida de Jesús en la biblia, relatada en los evangelios del nuevo testamento. También te recomendamos que busques personas que tengan su fe puesta en Dios y en Jesús, como también dirígete a una iglesia que use la biblia como fuente principal y a Jesús como el único camino para llegar a Dios.

Recuerda estas palabras que dijo Jesús: “—Yo soy el camino, la verdad y la vida. Solamente por mí se puede llegar al Padre”. Evangelio de Juan 14:6

Haga clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Arriba