PROVERBIOS 2 con Explicación y Oración Poderosa

Ahora veremos un estudio devocional de Proverbios capítulo 2, escrito por Esteban Correa.

Video Completo:

Versículos del 1 al 5

La sabiduría verdadera proviene como un regalo de Dios, pero requiere una decisión y un esfuerzo de nuestra parte para que podamos obtenerla. El corazón sabio, busca la sabiduría que Dios inspira e imparte. Este capítulo se trata de consejos a un hijo o alumno para que desde joven ya sepa que necesita adquirir sabiduría como el tesoro más preciado. La persona que busca la verdadera sabiduría que viene de Dios está teniendo un actitud humilde y comprometida, dando por hecho que la verdadera sabiduría comienza en el temor de Dios.




Necesitamos tener en claro la diferencia que hay entre la sabiduría o inteligencia que Dios da y la sabiduría según el mundo. El mundo que rechaza a Dios y al Señor Jesús, siempre basará sus razonamientos, filosofías y doctrinas en muchas cosas que se oponen al creador, todas estas creencias e ideas se basan en conocimientos humanistas, seculares y alejados de la verdad.

Veamos algunos versículos referentes a esto:

“Cuídense de que nadie los cautive con la vana y engañosa filosofía que sigue tradiciones humanas, la que está de acuerdo con los principios de este mundo y no conforme a Cristo” Colosenses 2:8

En 1 Corintios 2:12-13 dice: “Nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que procede de Dios, para que entendamos lo que por su gracia él nos ha concedido. Esto es precisamente de lo que hablamos, no con las palabras que enseña la sabiduría humana, sino con las que enseña el Espíritu, de modo que expresamos verdades espirituales en términos espirituales”.

Del versiculo 1 al 5 de Proverbios 2 vemos que se nombra a la sabiduría, la inteligencia y al discernimiento.

Se nos llama ni bien comienza este capítulo a realizar acciones de nuestra parte, se nos motiva a: Buscar, clamar, inclinar o afinar el oído para escuchar y recibir la revelación que viene de Dios. Nos recuerda lo que dijo Jesús: “todo aquel que pide, recibe, al que busca, encuentra y al que llama se le abre”.

Dios no imparte su sabiduría y revelación a los que la rechazan o no la valoran, es algo tan preciado y santo, que el Señor solo le da estas perlas a quienes sepan valorarlas. Personas que no tienen su corazón recto o arrepentido, que son altaneras y van tras lo corrupto y perverso, no recibirán la sabiduría de Dios.

Cuando Jesús se refirió a la revelación que Dios da, hablo de los sabios de este mundo haciendo un contraste con los que reciben con la fe de un niño todo lo que venga de Dios.

“En aquel tiempo Jesús dijo: «Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque habiendo escondido estas cosas de los sabios e instruidos, se las has revelado a los que son como niños”. Mateo 11:25 (NVI)

La idea de estos primeros versículos de proverbios 2 se cierra en el verso 5, que dice así:

“Entonces comprenderás el temor del Señor y hallarás el conocimiento de Dios”.

Comprender y hallar, son las recompensas de aquellos que quieren vivir de acuerdo a la palabra de Dios, que es vida, gozo y salud para todo nuestro ser.

Versículos 6 al 11

Dios se deleita en darnos sabiduría, no solo que nosotros la necesitamos, sino que Él la quiere compartir, porque conocimiento y ciencia brotan de sus labios.

Los íntegros, los justos y fieles, son aquellos que reciben todos estos beneficios. Dios reserva su sabiduría para ellos, está abierta la puerta para que los que temen a Dios.

Dios tiene la respuesta para cada necesitada, y nuestro enfoque en Él, fidelidad, integridad y conducta, es lo que nos habilita para acceder a tan grandes beneficios que se describen los versiculos del 7 al 10, que muestran cuales son las consecuencias que tendrá el vivir de acuerdo al temor de Dios, nos dicen que: nos protegerá del mal, cuidará nuestro sendero para guiarnos, comprenderemos la justicia, el juicio, el derecho, la equidad y todo buen camino. La sabiduría vendrá a nuestro corazón, y agrega además, que “el conocimiento nos endulzará la vida”, el hombre es pleno, satisfecho y feliz solo cuando recibe de Dios estas bellas bendiciones.

Una vida endulzada es un símbolo de cumplir nuestra misión, de hacer el bien, de conocer a Dios y de vivir gozandonos con Él, otras versiones dicen: “Te llenará de alegría”.

El verso once nos muestra como al obtener la sabiduría tendremos de forma directa protección y cuidado. La promesa dice: “La discreción te cuidará, la inteligencia te protegerá”. La discreción es la capacidad de saber obrar y hablar con cautela; con prudencia, tacto y discernimiento. Este don nos ayuda a tener éxito y buenas relaciones, a su vez que nos evita caer en engaños y decisiones impulsivas.

La equidad es justicia en el trato, objetividad e imparcialidad. La equidad es muy necesaria para llevar adelante instituciones, empresas o la obra de Dios, ya que nos permite manejarnos con un valor equilibrado y justo con otras personas, nos ayuda a tomar decisiones libres de subjetividad y parcialidad.

La justicia es un principio moral que nos lleva a dar a cada uno lo que le corresponde o pertenece. Y como cristianos debemos dar a Dios lo que merece en todo aspecto, dar a su obra y dar al prójimo siempre que tengamos oportunidad.

El buen juicio es la facultad del entendimiento que nos permite discernir, actuar y decidir con cordura y sensatez.

La sabiduría, la inteligencia y el buen juicio son dones que necesitamos tener y desarrollar en su totalidad, no siempre los logramos de inmediato, pero si continuamos en la búsqueda de la sabiduría que viene de Dios, maduraremos en todos ellos.



Versículos 12 al 15

En estos versos nos muestra los contrastes con aquellos que no siguen los caminos de la sabiduría, ni el temor de Dios.

La sabiduría nos librará de personas que nos puedan llevan por caminos malos, torcidos, que tiene perversidad de labios, que andan por sendas tenebrosas, que se complacen en lo malo y festejan la perversidad. La luz de Dios está en nosotros cuando nos alimentamos para crecer en la fe. No hay ninguna otra forma más óptima de vencer los caminos que llevan a la perdición, que obtener más sabiduría que viene del cielo.

La palabra de Dios es viva, eficaz y capaz de cortar toda ligadura negativa en nuestras vidas, es necesario que por medio del estudio de la biblia, con la ayuda del Espíritu Santo, cada cristiano pueda recibir todo lo que Dios le quiere hablar, no solo que recibirá palabras frescas y específicas para situaciones de su vida, sino que además recibimos fuerzas, ánimo y renuevo espiritual que nos ayuda a seguir avanzando y recibir toda bendición.

La palabra es inspirada por Dios y no se puede comparar con ningún otro libro o escrito, la palabra es Cristo vivo, nos transmite cosas eternas y el poder del Señor. Nos sana, noda libertad y nos enseña todo lo que necesitamos saber.

En Santiago 1:5 dice:

“Si necesitan sabiduría, pídesela a nuestro generoso Dios, y él se la dará; no los reprenderá por pedirla”.

En algunos casos necesitamos pedir sabiduría, y el Señor nos dará entendimiento y todo lo que necesitamos para resolver problemas.

Versículos del 16 al 19

El verso 16 habla de la mujer extraña, que se refiere a la adúltera, que usa palabras seductoras como instrumento para hacer caer a los hombres en el pecado, puede ser también una ramera, y dice: “que olvidando el pacto de su Dios, abandona al compañero de la juventud”, esto describe una mujer arrastrada por deseos inmorales y pecaminosos, que no le importo la sabiduría ni el temor de Dios, sino solo dejarse llevar por la carne.

A esta mujer se la presenta como un gran peligro que conduce a la muerte y sus sendas llevan al reino de la sombras.

El verso 19 nos habla de aquel que se enreda con ella, es decir que se deja llevar con una pequeña seducción que lo puede ir conduciendo hacia algo más peligroso, hasta vivir en una vida de inmoralidad, adulterio y así destruir su familia, traer sufrimiento a sus hijos y permanecer en pecado, que lo llevarán a la perdición.

Dios nos quiere librar de este pecado, esta mujer encarna la lujuria y la inmoralidad sexual, la cual destruye, abre las puertas al enemigo y trae perdición eterna. Aquel que se ha enredado en ello debe salir, arrepentirse y volver al camino recto, confesar su pecado y abandonar todo eso para venir a Jesús, donde hay perdón y gracia para vencer toda atadura y ser libres.

Versículos 20 al 22

Estos tres últimos versículos cierran la idea con un resumen de los consejos, “Así andarás por el camino de los buenos, Y seguirás las veredas de los justos”; dice el verso 20.

Tenemos que entender la gracia de Dios, que no es para pecar libremente, sino todo lo contrario, la gracia es que por medio de Cristo, tenemos acceso a recibir el poder del Espíritu Santo que nos da la fuerzas para vencer el pecado, la gracia es poder para vencer el pecado.

Andar en la gracia es andar en el Espíritu, para no estar dominados bajo los mandatos de la ley, que no se pueden cumplir en la fuerzas humanas. Solo podemos hacer morir las obras de la carne por el Espíritu Santo. Por eso la gracia es saber que si tenemos una debilidad, tenemos perdon de Dios, pero no para seguir cometiendo pecados, sino para obedecer al Espíritu de Dios y vencer esos pecados y ser libres para siempre.

En Gálatas 5:16 al 18 lo dice así:

“Así que les digo: Vivan por el Espíritu, y no seguirán los deseos de la naturaleza pecaminosa. Porque esta desea lo que es contrario al Espíritu, y el Espíritu desea lo que es contrario a ella. Los dos se oponen entre sí, de modo que ustedes no pueden hacer lo que quieren. Pero, si los guía el Espíritu, no están bajo la ley”.

Pero esta en nuestra decisión hacer lo correcto y seguir al Espíritu, lo que desata en nosotros las promesas de Dios.

El capítulo finaliza con una promesa en el versículo 21 y 22, algo que Dios reitera muchas veces, la herencia de vida y bendiciones que tiene para nosotros ahora y para siempre. Un contraste entre el que decide seguir al Señor y los que no.

“Porque los rectos habitarán la tierra, Y los perfectos permanecerán en ella, Mas los impíos serán cortados de la tierra, Y los prevaricadores serán de ella desarraigados”.



Hagamos ahora una oración para recibir la sabiduría de Dios.

“Padre Celestial vengo a ti sabiendo que eres la fuente de toda sabiduría llena de vida y bendición”

“Te pido que me des tu sabiduría en este día, clamo por tu sabiduría para entender tu palabra, para conocerte más, y para vivir mi vida de acuerdo a todo lo que tu quieras para mi”

“Dame sabiduría para saber relacionarme con otros, para entender qué camino debo tomar y para tener éxito y bendición en todo lo que haga”

“Renuncio a vivir en ignorancia, mediocridad y necedad, antes proclamo y deseo vivir recibiendo y buscando la sabiduría que viene de lo alto”.

“Recibo ahora tu inteligencia, sabiduría, discreción, equidad, justicia, entendimiento y discernimiento en el nombre de Jesús”

“Abro ahora mi oído a tu sabiduría, clamo a la inteligencia y a la prudencia, la busco con diligencia y la escudriño como a tesoros”

“Dame ahora, Padre Bueno, la sabiduría que viene de tu boca para caminar rectamente y hacer tu voluntad en el poder de tu Espíritu Santo”.

“Que tu sabiduría me guie en cada aspecto, decisión y meta de mi vida”

Pido, recibo y declaro todo esto en el poderoso nombre de Jesús. Amén”

Anterior articulo:

Nuestra Primera Lealtad Es Hacia La Palabra de Dios.

Siguiente articulo:

Oración con Devocional para FORTALEZA y Llenura del Espíritu Santo

También te puede interesar...

  1. porfavor continua con el desarrollo del estudio y explicación del Libro de Proverbios. en el youtube solo encuentro el capitulo 1 y el 2 explicados y desarrollados… favor de subir los siguientes capítulos. El libro de Proverbios ha sido de bendición para la vida de mi familia… dos veces al año leemos proverbios a principios de año y a mediados de año.

  2. Gracias Hno Esteban
    En estos ultimos dias le he estado pidiendo a Dios por sabiduría y con esta oración me contesta que estamos en el mismo sentir.
    Que Dios te bendiga grandemente por todo lo que haces en su nombre.
    Gracias hermano

Publica un nuevo comentario