Sobre tu Vida Una LLUVIA GRANDE se Oye

En estos tiempos Dios esta por derramar en tu vida una respuesta poderosa, una lluvia de bendiciones, el lo prometió y lo hará; solo debemos aprender a ejecutar esa manifestación.

En Lucas 18:1 Al leer la historia de la viuda insistente y el juez injusto vemos como una desprotegida mujer pudo doblegar a un juez injusto y malvado para que le respondiera su petición y el Señor en su sabiduría nos enseña que si este juez injusto y malvado logro responder a esta indefensa viuda solo por insistir ¿cuanto más no nos responderá él siendo bueno y justo a las insistentes peticiones de sus hijos?

Cuando mi hijo de 5 años quiere algo resulta ser muy insistente y casi siempre se sale con la suya, cada vez que veo esa actitud en él me hace reflexionar y creo que de la misma manera debemos ser con Dios. Jesús lo recalcó una y otra vez. Cuando algo se repite varias veces en las escrituras algún tema es porque tiene suma importancia para nosotros.

La actitud de insistencia dice mucho de nosotros, al insistir demostramos que creemos en las promesas de Dios, que tenemos fe en su respuesta, que esperamos en él pacientemente, que sabemos que el Señor es poderoso, que confiamos en su palabra, que entendemos que el es fiel y no es mentiroso. Todo esto y mucho más decimos con nuestra actitud insistente, la insistencia también es muestra de nuestra consagración y fidelidad, de que realmente estamos interesados en recibir lo que pedimos y que no es un capricho del momento, sino que lo deseamos ardientemente.

Jesús dijo que si nosotros siendo imperfectos sabemos dar buenas cosas a nuestros hijos, ¿Cuanto más nuestro Padre celestial les dará cosas buenas a los que le pidan? (mateo 7:11)

Dios nos prueba la paciencia y la fidelidad mientras pedimos, tenemos que reclamar las promesas de Dios y orar conforme a ellas. Al Señor le agradan los hijos insistentes. El no tiene otra alternativa que responder.

“Elías era un hombre con debilidades como las nuestras. Con fervor oró que no lloviera, y no llovió sobre la tierra durante tres años y medio. Volvió a orar, y el cielo dio su lluvia y la tierra produjo sus frutos. Santiago 5:17-18

Según el relato de 1 reyes 18:41 Elías sabía que venia un gran lluvia, sus oídos espirituales percibían la gran bendición, sin embargo oro fervientemente para que eso suceda, los que conocen al Señor saben que las lluvias deben desatarlas con una oración ferviente e insistente.

¿Deseas realmente esa respuesta? ¿Estas insistiendo diariamente a tu Padre para que te responda? Con estas preguntas puedes evaluar como esta el nivel de tu fe, recuerda que conforme a tu fe te será hecho, y si insistes demuestras una gran fe.

Confía e insiste como Elías y Dios te va a sorprender. Recuerda que sobre tu vida… una lluvia grande se oye.

Anterior articulo:

Crezcamos de Fe en Fe

Siguiente articulo:

Un pedacito de cielo en la Tierra

También te puede interesar...

  1. Dios siga dando sabiduría, esos mensajes ayudan a levantarnos cada día y tener la convicción de que nuestro padre es nuestro proveedor y utiliza a sus Discípulos en la tierra a enseñar su palabra.
    Bendiciones Pastor Esteban

  2. Gracias por esta buena Mensagem.
    Eu recibo essa grande LLUVIA para a minha Vida.
    É só confiar ´´ NELE ´´. AMÉN.
    DIOS o bendiga.

  3. gracias por estas palabras. que dios te bendiga a ti y a los tuyos, siempre eres una bendicion para mi vida, estoy insistiendo y esperando en una repuesta del señor y confio en que ya se oye una lluvia grande en mi vida y lo que hago es confiar, confiar,confiar, se que yo sola no puedo hacer nada, y ya me convenci, en este tiempo de espera dios me enseño a ser paciente y no hay nada mejor que esperar en dios, el es el unico que llega a la hora exacta, ni se adelanta ni se atrasa a el sea toda la gloria por los siglos de los siglos amen y amen

Publica un nuevo comentario