Viviendo en Amor Buscando lo Mejor en el Otro

Por Victoria Osteen

Una vez escuché sobre un esposo y su esposa que estaban tan enojados después de una gran discusión que se resistían a hablarse el uno al otro. Esa noche, ninguno quiso romper primero el incómodo silencio, así que el hombre dejó una nota en el lado de su esposa que decía “despiértame a las 6:00 am”

La mañana siguiente, para cuando el esposo se levantó, eran ya las 8:00 en punto. Furioso, rugió “¿dónde está ella?” y cuando estaba a punto de comerse viva a la esposa, encuentra una nota en su lado de la cama que decía: “levántate son las 6:00 am”.

Si vamos a vivir en amor, debemos aprender a perdonarnos el uno al otro. La Biblia dice: “No dejen que el sol se ponga sobre su enojo, en lugar de ello, perdonen” Y por encima de todas las cosas, pongan sobre todo amor. “Eso significa: Por encima de tu camino, de tu propia agenda, escoge que esté por encima el amor.

El Apóstol Pablo oró en Efesios 3:17 que seamos “arraigados y cimentados en amor, para que todos tengamos poder junto con los santos” Cuando escogemos caminar en amor, tenemos el poder de Dios en nuestras vidas, así como relaciones saludables.

Siempre deberíamos buscar lo mejor en el otro. Esa es una de las cosas que amo de mi esposo Joel. Suelo pensar que el no ve las cosas malas que hizo la gente. Entonces me doy cuenta: No es que no las vea; el escoge no enfocarse en ellas.

Eso fue lo que Jesús enseñó. Un día un grupo de fariseos trajo a una mujer a El que fue sorprendida en adulterio. La ley dice que ella debía ser apedreada, pero Jesús no la condenó. En lugar de ello, El dijo: “Aquellos que estén libres de pecado, que lancen la primera piedra”. Los hombres que la acusaban empezaron a mirarse entre sí, y se marcharon.

Nosotros también podemos tirarnos piedras unos a otros por nuestros errores, pero tenemos que aprender a hacer concesiones unos con otros. No sabemos por lo que la gente está pasando. No conocemos el dolor y angustia que han experimentado. Cuando los acusadores de la mujer se fueron, Jesús le dijo, “yo tampoco te condeno, vete y no peques más”.

Aprendamos a caminar en amor y ver lo mejor en todos. Una casa divida no prosperará. Es por eso que es tan importante mantener la paz en tu hogar. Sé el primero en pedir perdón. Perdona pronto.

Cuando Joel y yo nos casamos, a mí me gustaba hacer las cosas a mi manera, y cuando no las obtenía, no era feliz. Entonces Dios me habló claramente: Victoria, si no cambias esa forma de actuar, vas a terminar cambiando al hombre con el que te casaste.

Bueno, eso llamó mi atención, porque no quería que la personalidad de Joel cambiara, yo lo amo. Por eso me casé con el. Supe que tenía que hacer algunos cambios.

Victoria Osteen es Pastora de la Iglesia Lakewood de Houston Texas. Su ministerio de alcance mundial es de inspiración y esperanza a miles de personas alrededor del mundo. Mensaje traducido por avanzapormas.com – Fuente: joelosteen.com/Pages/Article.aspx?articleid=6521

Anterior articulo:

Espere la bondad de Dios

Siguiente articulo:

La RISA es una Buena Medicina

También te puede interesar...

Publica un nuevo comentario