Abre mis ojos para que vea tus verdades maravillosas

La sabiduría que Dios te da en este día te dará larga vida, honor y prosperidad. La sabiduría de Dios es más valiosa que el oro, los rubíes y las piedras preciosas. Ella transforma tu vida, te llena de satisfacción y te guiará por sendas agradables.

En Salmos 119:18 NTV dice: “Abre mis ojos, para que vea las verdades maravillosas que hay en tus enseñanzas”.

Cada vez que leemos la biblia estamos frente a la palabra inspirada por Dios, que se encuentra llena de poder para transformar nuestras situaciones. Si nuestros ojos espirituales no están abiertos para entenderla, puede que parezca un libro más, sin otra cosa que historias y algunas enseñanzas. Pero es más que eso, ella es como un campo lleno de tesoros, debemos explorar con deseo, con el corazòn abierto y la mente receptiva, anhelando que Dios nos hable y nos enseñe una verdad que quede sellada en nuestro interior para siempre. La palabra de Dios está viva, y es capaz de llegar a lo más profundo de nuestro ser para limpiar, liberar, fortalecer, enseñar, revelar y enseñar con poder. Para recibir de Dios debemos leer la biblia con sencillez, humildad, espíritu enseñable, voluntad dispuesta y pidiendo recibir el fruto que hay en cada palabra. En proverbios 3:15 dice acerca de la sabiduría que Dios da: “La sabiduría es más preciosa que los rubíes; nada de lo que desees puede compararse con ella”.

Hagamos juntos esta oración:

“Dios Padre, te pido en este día que me reveles y enseñes tu palabra, para que pueda tener una vida de poder. Recibo tu palabra que me da fuerzas, vitalidad, libertad y sabiduría. Lo creo y declaro en el nombre de Jesús. Amén”

Anterior articulo:

Eres una simple vasija con un gran tesoro

Siguiente articulo:

Todo lo que hacemos tiene repercusión en la eternidad

También te puede interesar...