Debes Cuidar y Cultivar tu Relación con Dios

Entonces el SEÑOR Dios tomó al hombre y lo puso en el huerto del Edén, para que lo cultivara y lo cuidara. Génesis 2:15

El huerto del Edén representa un lugar de comunión. Este era el espacio creado por Dios para que el hombre pudiese acercarse y tener comunión con su creador.

El altísimo le había dado al hombre, su maravillosa creación, algunas responsabilidades e instrucciones con respecto al mantenimiento del huerto. Este debía labrarlo, cultivarlo y protegerlo. Esta asignación era muy importante, pues procuraba desarrollar las potencialidades de este ser creado a imagen y semejanza de Dios. Y en este cuadro de responsabilidad, mantener el huerto representaba también, cuidar este espacio sagrado que le permitía a ambos relacionarse y disfrutar de una cercana e íntima comunión.

Debes cuidar y cultivar tu relación con Dios. Si bien ya no hay un lugar específico para encontrarte con él, pues está contigo siempre y en todo lugar, necesitas hallar tu momento, para desarrollar una comunión cercana y significativa con tu Padre celestial.

Un momento y espacio sagrado, reservado, especial para estar en su presencia, tener compañerismo y conocerle más profundamente.

Aunque vayas avanzando y creciendo en tu relación y compañerismo con Dios, nunca dejes de labrar y cuidar tu huerto. Enseña cantares 1:6 Me pusieron a guardar las viñas; Y mi viña, que era mía, no guardé.

Estimado Servidor de Cristo, que tus responsabilidades, o tu afán por ministrar y bendecir a otros, no te impida cuidar, proteger y desarrollar tu relación con el Señor. Esta es una responsabilidad que no podemos eludir ni descuidar.

El Señor te ama y cada día te espera en “el huerto”, se pasea por él y te llama por tu nombre. Acude a su encuentro, acércate sin temor, el colmara tu vida de bien, ten en cuenta que Dios siempre hará mas por nosotros que nosotros por él.

Oremos juntos así:

Gracias Señor por querer tener comunión conmigo.

Este fue tu propósito desde el principio.

Gracias por Jesús, su muerte y resurrección abrieron nuevamente el camino para poder acercarme a ti confiadamente.

Ayúdame a cuidar, proteger y desarrollar una íntima comunión contigo.

Ayúdame a amarte como mereces ser amado.

Sé que no tengo mucho para ofrecer, pero aun así me recibes con gozo y me das tu gracia abundante.
Recibo a través de este momento en tu presencia fe, fortaleza interior, paz, sanidad y bendición abundante en cada área de mi vida.

Creo, pido y declaro todo esto en el poderoso nombre de Jesús, amén.

Anterior articulo:

COMO DIOS ME IMPACTO MIENTRAS ESCRIBIA UN LIBRO

Siguiente articulo:

Poderosa oración de protección basada en el Salmo 91

También te puede interesar...

Publica un nuevo comentario