Devocionales

Debes Cuidar y Cultivar tu Relación con Dios

Entonces el SEÑOR Dios tomó al hombre y lo puso en el huerto del Edén, para que lo cultivara y lo cuidara. Génesis 2:15

El huerto del Edén representa un lugar de comunión. Este era el espacio creado por Dios para que el hombre pudiese acercarse y tener comunión con su creador.

El altísimo le había dado al hombre, su maravillosa creación, algunas responsabilidades e instrucciones con respecto al mantenimiento del huerto. Este debía labrarlo, cultivarlo y protegerlo. Esta asignación era muy importante, pues procuraba desarrollar las potencialidades de este ser creado a imagen y semejanza de Dios. Y en este cuadro de responsabilidad, mantener el huerto representaba también, cuidar este espacio sagrado que le permitía a ambos relacionarse y disfrutar de una cercana e íntima comunión.

Debes cuidar y cultivar tu relación con Dios. Si bien ya no hay un lugar específico para encontrarte con él, pues está contigo siempre y en todo lugar, necesitas hallar tu momento, para desarrollar una comunión cercana y significativa con tu Padre celestial.

Un momento y espacio sagrado, reservado, especial para estar en su presencia, tener compañerismo y conocerle más profundamente.

Aunque vayas avanzando y creciendo en tu relación y compañerismo con Dios, nunca dejes de labrar y cuidar tu huerto. Enseña cantares 1:6 Me pusieron a guardar las viñas; Y mi viña, que era mía, no guardé.

Estimado Servidor de Cristo, que tus responsabilidades, o tu afán por ministrar y bendecir a otros, no te impida cuidar, proteger y desarrollar tu relación con el Señor. Esta es una responsabilidad que no podemos eludir ni descuidar.

El Señor te ama y cada día te espera en “el huerto”, se pasea por él y te llama por tu nombre. Acude a su encuentro, acércate sin temor, el colmara tu vida de bien, ten en cuenta que Dios siempre hará mas por nosotros que nosotros por él.

Oremos juntos así:

Gracias Señor por querer tener comunión conmigo.

Este fue tu propósito desde el principio.

Gracias por Jesús, su muerte y resurrección abrieron nuevamente el camino para poder acercarme a ti confiadamente.

Ayúdame a cuidar, proteger y desarrollar una íntima comunión contigo.

Ayúdame a amarte como mereces ser amado.

Sé que no tengo mucho para ofrecer, pero aun así me recibes con gozo y me das tu gracia abundante.
Recibo a través de este momento en tu presencia fe, fortaleza interior, paz, sanidad y bendición abundante en cada área de mi vida.

Creo, pido y declaro todo esto en el poderoso nombre de Jesús, amén.

Haga clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Avanza por Más es un portal diferente material cristiano en general, que promueve contenidos para la edificación espiritual de los creyentes y material de evangelización para la propagación del mensaje de salvación de nuestro Señor Jesucristo.

Te invitamos a que te sumes en esta hermosa aventura para conocer y compartir cada día más de Jesús.

Copyright © 2015 Avanza por Más. Desarrollado por History Maker

Arriba