Fe Dormida y Fe de Expectativa

Las promesas de Dios son para los hijos, y como responsabilidad tenemos que activar esas promesas, nuestra parte es obrar por fe, activar por fe todo aquello que el Señor nos promete en su palabra.

Anterior articulo:

Rompiendo las ligaduras del alma

También te puede interesar...

Publica un nuevo comentario