Honra a Dios en todo y escuchará tu clamor

Por haber honrado a Dios, él escuchará tu clamor y te salvará. Nadie que honra al Señor termina avergonzado. Declaramos que crecerás en honrar a Dios, para que puedas experimentar que Él te honre a ti.

Versión Audio:

En 1 Samuel 2:30, en la última parte del texto, dice: “Yo, el SEÑOR, Dios de Israel, lo afirmo. Yo honro a los que me honran, y humillo a los que me desprecian”. Y en el Salmo 145:19, de la versión Reina Valera Contemporánea, dice: “Tú respondes a las peticiones de quienes te honran; escuchas su clamor, y los salvas”.

Honrar, respetar, temer de forma reverente y amar a Dios, es lo más poderoso que podamos tener en la vida. Lo contrario a honrar es despreciar, es no tener en cuenta. Ninguna otra cosa se compara con la actitud de nuestro corazón ante de Dios. Honrar significa pedirle perdón por nuestros pecados, reconociendo nuestra debilidad. Significa condecorarlo con el primer lugar en las decisiones que tomamos, siempre basadas en su voluntad. Es pedir su ayuda como nuestro estilo de vida. Es buscar su sabiduría, es descansar en su infinito poder. Honrar a Dios es estar interesados en saber lo que Él quiere y tiene para nosotros. Es ser flexibles para corregir nuestro camino. Es doblar nuestras rodillas ante Él, reconociendo su grandeza. Honrar es llenar nuestros pensamientos de todo lo que proviene de la presencia del Señor y obedecerlo.

Hagamos esta oración:

“Padre Dios, te honraré donde quiera que vaya, en toda circunstancia y situación. Reconozco mis errores. Nada es más poderoso que tu ayuda en mi vida. Honraré tu nombre en todas mis decisiones, lo pido y declaro en el nombre de Jesús, amén”.


Anterior articulo:

Todo lo que haces para Dios, tiene recompensa

Siguiente articulo:

Antes que nada… ¡Consulta con el Señor!

También te puede interesar...