Muchos Dicen: “Jesús es mi Señor”, Pero No lo Siguen

Por John Bevere

Hoy quiero descubrir lo que creo es la más insidiosa decepción que lleva a los cristiano a la idolatría – aun hoy.
Para hacer esto, tengo que llevarlos atrás a la historia del becerro de oro en el Monte Sinaí. Si ustedes recuerdan, Dios había salvado a Israel de Egipto a través de poderosos milagros y los había dirigido a través del desierto hasta el Monte Sinaí. Él les habló sobre sus mandamientos, pero todos retrocedieron e insistieron en que solo Moisés subiera la montaña para hablar con Dios a solas.

Mientras Moisés estaba allá, la gente perdió la paciencia. Fueron hasta donde el hermano de Moisés, Aarón, y le demandaron que hiciera dioses que los dirigiera a la Tierra Prometida. Ahora, la palabra que ellos usan para dioses es Elohim, que se usa en el Antiguo Testamento para referirse a los dioses paganos y al verdadero Dios, así que no sabemos por completo sobre quién realmente están hablando aun.

Aarón cedió a sus demandas, moldeando para ellos una estatua, el becerro de oro, y dijeron, “Este es su dios, Oh Israel, quien los sacó de la tierra de Egipto” (Éxodo 32:4) Todavía no sabemos sobre que Dios ellos están hablando, pero Aarón lo clarifica de inmediato.

Él dice: “Mañana debería haber una fiestas para el Señor” (Éxodo 32:5). Ahora cuando él dice “Señor” lo que allí se escribió es el nombre “Yahweh”, el nombre de Dios. Ahora sabemos de quien estaba hablando.

Esto es lo que estaba pasando: Ellos estaban declarando, “Yahweh es nuestro Dios. Yahweh nos salvó de Egipto. Yahweh es nuestro Señor”. Debemos ver esta advertencia, porque si las traducciones son correctas, ellos aún estaban adorando un ídolo, y nosotros podríamos estar haciendo lo mismo.

De hecho, muchos cristianos hacen esto todos los días. Ellos declaran: “Jesús es mi Señor”, pero no lo siguen. Así como Israel decía que adoraban a Yahweh, pero seguían sus propios deseos en lugar de la voluntad de Dios, muchos cristianos escogen cuales pasajes de la Escritura quieren seguir—e ignoran todo lo demás que los desafía. Los versículos campeones son lo que hablan del amor de Dios mientras ignoran Su santidad y el claro llamado a los creyentes a arrepentirse y alejarse de los caminos del mundo.

Muy parecido también ocurre cuando proclaman Su misericordia pero cierran sus ojos a Su justicia. Con esta forma de ver las cosas crean un Dios moldeado a su imagen en lugar de adorar al Dios que los creó a Su imagen. Este último tiene el poder de transformarlos desde adentro hacia afuera. El primero siempre estará desprovisto de tal poder. Tal vez no sea la estatua de un becerro de oro, pero es un falso dios de todos modos.

Esto es crear una imitación falsa de Jesús – un ídolo. No es adorar a Jesús en verdad. Para adorarlo a Él en verdad, debemos conocerlo desde su palabra – pero toda ella.

Si has estado adorando a un Jesús que suena más como el actual estado de ánimo de nuestra cultura que el inmutable Dios de Abraham, Isacc, y Jacob, te animo a que vuelvas corriendo a las Escrituras. Para mantenerte alejado de la decepción, debes abrazar la Palabra de Dios y su plenitud. No ignores las partes en las que te puedas sentir incómodo o desafiado. No ignores las partes que no entiendas. Recuerda, un dios que siempre entiendas siempre va a ser más pequeño de lo que eres – y el Dios de la Biblia es mucho más grande que tú. Puedes descansar sobre esa verdad.

Un gran poder se libera cuando adoramos a Dios en espíritu y en verdad. Comprometámonos a la tarea de sacar toda falsedad que hayamos tomado en el camino y redescubramos a Dios como quien Él es. Cuando lo hagamos, redescubriremos una fe más poderosa que todas las falsificaciones en el mundo.

Recuerda, la fe es tan poderosa como a lo que le tenemos fe. Asegurémonos de que nuestra fe está en el Dios eterno quien es por siempre alabado y no solamente al que llamamos con el mismo nombre.

Traducido por avanzapormas.com – Mensaje perteneciente al pastor John Bevere, de su blog con devocionales, Fuente original: messengerinternational.org/blog/devotional/worshipping-knockoff-jesus

Anterior articulo:

Enfrentando Sentimientos de Incertidumbre

Siguiente articulo:

El Poder del Acuerdo en la Oración

También te puede interesar...

  1. Amén hermano Edgar: Lamentablemente sufrimos mucho los que nos congregamos en Iglesias Evangélicas y sufrimos cuando no se escudriña la palabra ni se obedece tal y cual es, el Antiguo Testamento nos enseña mucho a conocer cómo es Dios: Sus Leyes, mandamientos y lo que le gusta y lo que no. El Nuevo Testamento no deroga la Ley sino que la resume en dos Mandamientos que al cumplirlos incluyen al resto.No debemos dejar de congregarnos, estoy incumpliendo esto y volveré a congregarme aunque esté cansada de que en ese lugar vean a la iglesia como a un negocio y no como a una familia, aunque pasemos invisibles e inadvertidos y no se escudriñe La Palabra, no tengo en el lugar donde vivo otro lugar de congregación. Soy una mujer imperfecta pero llena de mucha Fé y dócil al aprendizaje y a la transformación que constantemente debe ocurrir en nosotros, los que luchamos contra nosotros mismos por seguir a Aquel que dió su vida y nos rescató con AMOR. Que la Paz de Cristo sea con nosotros y ALELUYAH

  2. El mismo Señor que dio los 10 mandamientos, es el Señor que vino a dar su vida por nosotros. Él dijo, si me amais, guardad mis mandamientos. El cuarto mandamiento dice Acuerdate del día de reposo (sábado) para santificarlo….. Este mandamiento nunca fue abrogado (Mt.5-17). Porque los que dicen ser cristianos, que conocen las escrituras, prefieren guardar el domingo, un día instituido por un emperador romano que mezclo paganismo con cristianismo, en vez de guardar el día que el Señor mando desde la creación (Gn.2.3). Si miran Marcos 7, cambien la costumbre “lavar los vasos” y pongan “guardar el domingo, día del Señor”, y se darán cuenta que adorar en domingo es una tradición, invalidando el mandamiento por doctrina de hombres. En Dn.7.25 nos advirtío que esto pasaría, y el Señor en Apocalipsis vuelve a exortarnos a guardar los mandamientos y la fe en Jesús (Ap.14.12). En Is.58.32 nos enseña el deleite de guardar el día que Dios nos dió. En Is.66.22, da una mensaje para el final de los tiempos, de mes en mes y de SABADO en SABADO, vendra toda alma viviente a adorar, y mi casa será llamada casa de oración. Favor hermanos reflexionen, guardar el sábado no es un mandamiento solo para los judíos, es la moral de Dios mismo. Para el no es lo mismo el sábado que el domingo como no fue lo mismo que Adám y Eva comieran de un fruto “santo” (separado para Dios). El culto de adoración debe ser el sábado como Dios mandó. No existe en toda la Biblia donde el Señor haya santificado o bendecido al domingo, tampoco que haya abrogado su mandamiento. La salvación es por gracia, pero ojo que cuando uno insiste en pecar (transgredir la ley) conociendo, como dice en el evangelio, recibirá muchos azotes. El guardar el domingo, para algunos cristianos termina siendo una Idolatría, y de hecho es un adulterio (cambiar un día por otro).
    En el nombre de Jesús, que el Espíritu Santo nos redarguya de pecado y nos muestre su perfecta voluntad. Como dice Pablo, busquemos como niños la leche no adulterada. Dios los bendiga.

Publica un nuevo comentario