Oración para recibir renuevo y fortaleza de Dios

Por Esteban Correa

San Juan 20:19 dice: “Ese domingo, al atardecer, los discípulos estaban reunidos con las puertas bien cerradas porque tenían miedo de los líderes judíos. De pronto, ¡Jesús estaba de pie en medio de ellos! «La paz sea con ustedes», dijo”

Los discípulos habían sufrido una persecución del enemigo, política y religiosa por apoyar la causa de Jesús, habían visto milagros, prodigios y maravillas de la mano del Maestro. Habían aprendido del reino de Dios y habían sido transformados por el Espíritu Santo. Y aun con errores, el Señor los había llamado con un plan para extender el evangelio.

Sin embargo esta fue una hora difícil, Jesús había sido crucificado y enterrado. Ellos habían sido dispersados, perseguidos y el desaliento estaba con ellos.

Esta situación puede que esté pasando un tu vida. Has servido a Dios, has fallado, te has levantado de nuevo, has hecho lo mejor que pudiste, te esforzaste, pero ahora sientes desánimo, y parece que todo lo que viste hacer a Dios no se refleja en tu vida.

Pero en medio de la confusión y el desaliento los discípulos tuvieron una visitación sobrenatural y luego de mostrarle las heridas de sus manos, dice la biblia que “¡Ellos se llenaron de alegría cuando vieron al Señor!” y Una vez más Jesús les dijo: «La paz sea con ustedes. Como el Padre me envió a mí, así yo los envío a ustedes». Entonces sopló sobre ellos y les dijo: «Reciban al Espíritu Santo».

Esta es una palabra profética para ti, porque el Señor hoy te dice, que no te deja ni te abandona, y que te llenarás de alegría con su visitación de poder, y no solo eso, sino que te ungirá con el Espíritu Santo y te enviará en una misión, te dará metas para cumplir y te usará para ser luz y bendición a muchas personas. El Señor conoce la escasez, los problemas familiares, lo que te esté afectando que te da temor, y en ese lugar te dice: “Paz a ti, Levantate hoy, porque no te abandono”.

Dios te está llamando para algo grande, para que vuelvas a Él de todo corazón, no te sientas condenado ni culpable, tienes una nueva oportunidad para una vida mejor, hay un renuevo en su presencia, su poder es ilimitado, está disponible para ti ahora, y te protegerá de todo mal.

Hagamos juntos esta oración:

“Padre Celestial gracias porque Jesús ha vencido la muerte y el pecado, y esa victoria yo la tengo para mi. Que el poder de tu resurrección llenen mi vida por el poderoso Espíritu Santo”

“Recibo tu presencia ahora y me aferro a tu poder, visita mi vida, mi familia y mi casa, restáurame de todo mal, perdona todos mis pecados y ayúdame a seguir creciendo en la fe”

“Que tu luz ilumine mi vida y me guie por el buen camino, lléname como nunca antes, recibo ahora tu soplo del Espíritu Santo”.

“Envíame a realizar todo aquello que tienes preparado para mi, fortalece mi ser. Que tus fuerzas me llenen para levantarme y seguir avanzando”

“Ungeme para que los dones y talentos que me has dado sean utilizados para tu gloria”

“Te pido que mi vida, sea una gran bendición para muchas personas”

“Que por medio de tu poder sea derrotado todo plan del enemigo y se desaten sobre mi tus promesas con paz, gozo y fortaleza del Espíritu Santo”.

“Pido, recibo y proclamo todo esto en el nombre poderoso de Jesús. Amén”

Anterior articulo:

Oraciones de Protección, Paz y Milagros por Cindy Jacobs

Siguiente articulo:

Tener Estabilidad Emocional Vencer el Enojo, la Ira y el Mal Caracter

También te puede interesar...

Publica un nuevo comentario