Oraciones de Protección, Paz y Milagros por Cindy Jacobs

Como profeta intercesor, mi tiempo regular de oración usualmente incluye escuchar al Espíritu Santo y orar sobre lo que está en Su agenda; sin embargo, hay unas pocas cosas que he escogido por las que orar cada día. Empiezo mis mañanas con esas oraciones y vuelvo a ellas antes de acostarme y cerrar mis ojos por la noche.

Esta lista ha crecido a través de los años, mientras he aprendido y crecido. Espero que estas oraciones te animen e impacten tu corazón como impactan el mío.

Salmo 91

El que habita al abrigo del Altísimo Morará bajo la sombra del Omnipotente. Diré yo a Jehová: Esperanza mía, y castillo mío; Mi Dios, en quien confiaré. El te librará del lazo del cazador,De la peste destructora. Con sus plumas te cubrirá, Y debajo de sus alas estarás seguro; Escudo y adarga es su verdad. No temerás el terror nocturno, Ni saeta que vuele de día, Ni pestilencia que ande en oscuridad, Ni mortandad que en medio del día destruya. Caerán a tu lado mil, Y diez mil a tu diestra; Mas a ti no llegará. Ciertamente con tus ojos mirarás Y verás la recompensa de los impíos. Porque has puesto a Jehová, que es mi esperanza, Al Altísimo por tu habitación, No te sobrevendrá mal, Ni plaga tocará tu morada. Pues a sus ángeles mandará acerca de ti, Que te guarden en todos tus caminos. En las manos te llevarán, Para que tu pie no tropiece en piedra. Sobre el león y el áspid pisarás; Hollarás al cachorro del león y al dragón. Por cuanto en mí ha puesto su amor, yo también lo libraré; Le pondré en alto, por cuanto ha conocido mi nombre. Me invocará, y yo le responderé; Con él estaré yo en la angustia; Lo libraré y le glorificaré. Lo saciaré de larga vida, Y le mostraré mi salvación.

Según algunos comentarios, algunos rabinos judíos creen que este salmo fue escrito para ser leído en caso de un ataque demoníaco. Yo he abrazado esta visión y la digo cada vez que siento que la actividad del enemigo incrementa.

Cada día, oro este salmo sobre los miembros de mi familia con nombre, sobre nuestro hogar, y sobre nuestro equipo ministerial y sus familias. Incluyo otra gente que el Señor me muestra y hasta lo extiendo a ciertas áreas geográficas en ciertas ocasiones.

Hace tiempo, estaba predicando durante una intense Guerra espiritual, pero me había debilitado en clamar por estas promesas. Terminé cayéndome en Jerusalén y fracturando mi pie! Fue un aleccionador que me recordó ser más diligente, especialmente en temporadas de importantes tareas espirituales.

La paz en Jerusalén

A través de las escrituras tenemos el deber de orar por la paz de Jerusalén (Salmo 122:6). De hecho, es una promesa para quienes lo hacen que serán bendecidos y quienes no lo hagan serán maldecidos. El Señor ama esta ciudad importante y quiere que todos sus habitantes estén a salvo y bendecidos.

Poder para milagros

Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra. (Hechos 1:8).

Este pasaje nos promete tener el poder del Espíritu Santo. Un día, se me ocurrió que, como anhelo ver un nuevo nivel de unción al ministrar, debería orar este versículo diariamente.

Definitivamente vi un aumento de poder mientras fui fiel declarando estas palabras. De hecho, poco tiempo después de que empecé a perseguir esta promesa, estaba en Buenos Aires, Argentina, ministrado a los enfermos, y poderosos milagros creativos ocurrieron. Varillas de metal, alfileres y tornillos se convirtieron en hueso, Dios estaba curando el cuerpo de gente para que ellos no necesitaran ese metal más. Por ejemplo, gente con varillas en su espalda podían de repente agacharse y tocar sus dedos! Fue tremendo ver sus rostros de alegría y gozo!

La oración de Jabes




E invocó Jabes al Dios de Israel, diciendo: !Oh, si me dieras bendición, y ensancharas mi territorio, y si tu mano estuviera conmigo, y me libraras de mal, para que no me dañe! Y le otorgó Dios lo que pidió. (1 Crónicas 4:10)

Hace años, después de leer la Oración de Jabes por Bruce Wilkerson, decidí hacer mi propio estudio de este pasaje. Al principio, tuve un poco de problemas orando porque Dios me bendijera. Parecía bastante egoísta y no muy humilde, pero gradualmente, me di cuenta que si yo era bendecida, entonces podría bendecir a otras personas.

Quizás el cambio más notable en mi vida de esta oración es la cantidad de favores que recibí. Muchas puertas de influencia se abrieron para mí de todo el mundo, incluyendo significantes puertas con jefes de estado.

El poder de obtener riquezas

“Sino acuérdate de Jehová tu Dios, porque él te da el poder para hacer las riquezas, a fin de confirmar su pacto que juró a tus padres, como en este día. (Deuteronomio 8:18).

Teológicamente, yo siempre creí que este verso era para mí; yo sabía que si tenía riquezas, entonces iba a poder ayudar a establecer el pacto de Dios en la tierra. Pero nunca decreté sistemáticamente que yo y Mike recibiríamos el poder de las riquezas.

Ya que esta es un promesa dada para la gente de Dios que está bajo el pacto de Abraham, me di cuenta que debía clamar por el para mi vida. Empecé a hacer esto hace 6 meses, personalmente y para el ministerio. Desde ese momento, nuestro equipo se ha estado moviendo a un nuevo nivel de ideas que han liberado bendiciones para nosotros. También creo que quienes dan para nuestro ministerio serán bendecidos.

Estas cinco oraciones no son simplemente un ritual o una rutina. Se han convertido en el pan de cada día. Dios ha prometido sostenerme a través de todos los tiempos y temporadas.

Te animo a que le pidas a Dios por tu pan diario! Cuáles son las promesas de Dios por las que necesitas clamar cada día? Tú te vas a deleitar en el nuevo nivel de autoridad, favor, protección y respuesta que recibirás de El mientras fielmente decretas su palabra sobre tu vida! https://www.generals.org/articles/single/my-daily-bread-prayers/

Anterior articulo:

ROMPE LAS CADENAS DEL PASADO

Siguiente articulo:

Oración para recibir renuevo y fortaleza de Dios

También te puede interesar...

Publica un nuevo comentario