Tu Ayuda Viene de Dios

Alzare mis ojos a los montes; ¿De dónde vendrá mi socorro? Mi socorro viene de Jehová, que hizo los cielos y la tierra. (Salmo 121:1-2)

Si miramos a nuestro alrededor inmediatamente notaremos como la aflicción se apodera de ancianos, padres de familia, jóvenes y niños también. Los adultos luchan con sus frustraciones, temores, fracasos, enfermedades y problemas. Los más jóvenes desorientados por los ofrecimientos del sistema y en busca de identidad, se alejan cada vez más de la felicidad y satisfacción que buscan.

Los niños víctimas de los adultos y hermanos mayores reciben toda la carga negativa de estos, percibiendo el estado anímico de los mismos siendo presas y victimas ellos también de la rabia e impotencia. El rey David en varias ocasiones se sintió así. Cuando se sentía frustrado y perseguido tenía por costumbre huir a los montes, este era su lugar de protección.

Tal vez tu refugio sea alguna actividad o hábito, donde te ocultas cuando la tormenta de problemas y dificultades arrecia sobre ti. Es el espacio que te brinda algún tipo de seguridad, pero al que no puedes acudir siempre, porque sencillamente no puedes huir de la realidad, tarde o temprano esta te confrontara. Al parecer el rey David estaba pasando por alguna dificultad, inmediatamente se cruzó en sus pensamientos la idea de huir a los montes, pero entonces reacciona y declara que su ayuda y fortaleza, la salida a sus problemas solo podía hallarla en Dios.
Cualquier ayuda o socorro aparte de Dios es solo espejismo. No te quedes parado, en el mismo lugar, lamentando o llorando por lo mal que estas hoy, alza tus ojos y mira al cielo. Recibe de Dios la fuerza para seguir adelante, lucha y persigue ideales altos y nobles. Si perseveras los alcanzaras y comenzara tu camino hacia el éxito. Determínate, las fuerzas del señor están a tu disposición para proseguir a la meta y llegar a ella.

Oremos así:

“querido padre celestial, los problemas que estoy enfrentando son reales, pero tú eres más real y más poderoso que todos ellos juntos. Me determino ahora a confiar en ti. Recibo ahora fuerzas nuevas y tomado fuerte de tu mano avanzo y llego a la meta. En el nombre de Jesús. Amén”

Anterior articulo:

Herederos de la Promesa

Siguiente articulo:

Puedes Saborear La Bondad de Dios

También te puede interesar...

  1. Que bello su ministerio; Dan bienestar, seguridad, paz y Consuelo con sus consejos y palabras de la Biblia. Son una fuente que nutre el Alma. Q.ue Yahwe Dios los colme de Bendiciones……..

  2. PARA ENTENDER LAS SAGRADAS ESCRITURAS “LA BIBLIA”, PRIMEROS TENEMOS QUE SER HIJOS DE DIOS, ¡PORQUE “EL” LO DISPUSO ASI!, SINO, LEE SAN JUAN 1: 12 Y SABRÁS SAN JUAN 8: 32)
    Amado Dios, reconozco que he pecado contra ti,
    Me arrepiento, PERDÓNEME!
    Señor Jesús Te recibo entra en mi corazón,
    ANOTA MI NOMBRE EN EL… “Libro de la Vida”.
    Has de mí lo que Tú quieres que YO sea
    Gracias por hacerme hijo de Dios
    Enséñame TU PALABRA y TE serviré Señor !!!
    ¡AMÉN! ¡AMÉN!

Publica un nuevo comentario