Devocionales

Apocalipsis 1 con Explicación Biblia Hablada

Comentario biblico devocional de Apocalipsis 1 completo. Versículo por versículo.

Por Esteban Correa (Ver video)

Capítulo 1 de Apocalipsis

Versículos 1 y 2

Este libro no nos fue dejado por Dios para producir ninguna clase de miedo, sino todo lo contrario, el verso tres nos dice: “Bienaventurado el que lee y los que oyen las palabras de esta profecía, y guardan las cosas escritas en ella, porque el tiempo está cerca”.

Hay dos posturas equivocadas y extremas con respecto a los últimos tiempos, una es ignorarlo completamente o parcialmente. Muchos líderes de la iglesia han decidido no enseñar este tema, pensando que no es importante, porque hay mucha necesidad en el mundo que atender, y creen que por eso no merece la pena.

Otros sin embargo se han vuelto al otro extremo de asociar cualquier evento que suceda como un señal de que Cristo ya viene, y están incluso desmotivados a seguir trabajando y avanzando en su vida o en su llamado de Dios, porque piensan que ya nada tiene sentido, porque Cristo ya viene.

Ambas posturas son totalmente equivocadas, y como en casi todas las cosas, no debemos entrar en los extremos, sino tener una visión equilibrada de este tema. Por un lado por supuesto que tenemos demasiado que hacer y hay que continuar con nuestra vida, porque Dios quiere hacer muchas cosas con nosotros, y lo quiere hacer durante muchos años. No debemos dejar de servir, de aprender y desarrollarnos en todas nuestras actividades, pero una cosa no quita a la otra. Esto no es una excusa para ignorar la importancia de los eventos finales, porque debemos abrir nuestros ojos y conocer las cosas que suceden en el mundo, y como todo, poco a poco, se va preparando para lo que la biblia anticipó.

Hay una razón porque la Dios se ocupó de dejar tantas referencias en la biblia sobre los tiempos finales. Estamos anticipando el evento más grande que está por suceder, así como los profetas del antiguo testamento esperaban e investigaban cuando vendría el Mesías, así nosotros lo hacemos con Su regreso. No podemos ser ignorantes al respecto. A su vez es un tema que despierta devoción, avivamiento, conciencia de la eternidad y nos hace conocer y amar más a Dios.

Es importante comprender que hay una bendición especial para quienes estudien las revelaciones de apocalipsis y las pongan por obra. Cada día que pasa, este libro se hace más relevante para la iglesia, ya que sus verdades nos muestran, junto a otras profecías del antiguo y nuevo testamento, que es lo que está sucediendo en el mundo ahora, y cómo será el regreso de Jesús a la tierra, aprendemos que sucederá durante la gran tribulación que sufrirá la humanidad, cómo será el milenio y que pasará en la eternidad luego del juicio final.

La idea del libro de apocalipsis es sobre todo de esperanza, la esperanza que nos muestra cómo será el fin de esta era de la humanidad, donde los hombres en su mayoría le han dado la espalda a Dios y donde fuimos gobernados mayormente por reyes o líderes injustos, ególatras, lejos de la santidad y la justicia basada en las leyes de Dios.

La decadencia de la humanidad autogobernada, está cada día más clara.Todas las generaciones han vivido de cerca alguna guerra, hambruna, peste, tiranías política, violencia, perversión y toda clase de males hasta hoy. Y aunque también Dios ha bendecido a su pueblo en todo tiempo, en una mirada más global, las naciones de alguna forma u otra siempre se han alejado del plan perfecto de Dios.

La palabra apocalipsis deriva de una antigua palabra griega : apokalupsis donde “Apo” significa: Sin o quitando, y “Kalupsis” velo, lo que nos indica que al estudiar este libro se nos corre una venda espiritual, se nos quita un velo para ver claramente todo lo que está sucediendo en la tierra, cómo están progresando los procesos del plan de Dios, la guerra espiritual, el plan del anticristo y cómo será el destino de aquellos que aman a Dios como también de aquellos que lo rechacen.

En el capítulo uno comienza a desplegarse la revelación gloriosa de Jesucristo, ya no como un cordero inmaculado sufriendo por los pecados de la humanidad y siendo maltratado o rechazado por los hombres, sino en la más gloriosa e imponente manifestación luego de haber sido resucitado de entre los muertos y estar sentado a la diestra de Dios el Padre.

Por eso en apocalipsis conoceremos más a Jesús y al Padre, podremos tener la revelación profunda y profética de Dios en toda su gloria.

Jesús se manifiesta a su siervo Juan, el apóstol, quién era un anciano perseguido y martirizado por su fe cuando recibió este mensaje revelador para todos nosotros.

Versículo 3

Inmediatamente después de presentar el objetivo del libro acerca de Jesús, y de las profecías de lo que va suceder, el apóstol Juan nos revela que serán bendecidos o dichosos todos los que lean, estudien, escuchen y hagan caso a lo que dice este libro. Dios nos motiva a estudiar este libro, el Espíritu Santo está dispuesto a enseñarnos y revelarnos a Jesús en este libro, porque todas estas cosas están por suceder pronto y todos aquellos que deseen conocer el plan de Dios y las profecías de este libro, serán bendecidos.

Para una comprensión completa de este libro, es necesario tener una idea general de todos los libros anteriores de la biblia, ya que el libro de apocalipsis hace más de 500 referencias al antiguo testamento, y es un complemento a muchas enseñanzas y profecías del nuevo testamento. No se puede estudiar este libro separado de toda la biblia porque el libro es donde desembocan acontecimientos descriptos a lo largo de toda la palabra de Dios.

Versículo 4 y 5

Juan comienza a dirigir el mensaje recibido para siete iglesias particulares de Asia, éstas iglesias manifestaron ciertos problemas, como también ciertas virtudes en ese tiempo. Representan muchos de los problemas que existen en diferentes iglesias y que existieron a lo largo de la historia. Nos ayudan a comprender algunas de las deficiencias más comunes y de lo que Jesús quiere de cada uno de nosotros. Se refiere aquí a Dios como el que Era, el que Es y el que ha de Venir.

Se nos muestra a Dios es como ser eterno, el Gran Yo Soy, soberano del universo, a quién hemos conocido en el pasado como “el que era”, en tiempo pasado por medio de, por ejemplo: la creación, la elección del pueblo de Israel, la rebelión y castigo de Satanás y los ángeles caídos. También el trato con su pueblo escogido, la venida del Mesías y la obra redentora de Jesús.

En segundo lugar a Dios también lo conocemos como el que És, es decir en el presente, quién nos salva, nos perdona los pecados, nos restaura, nos llena del Espíritu y hace hoy toda clase de obras milagrosas en nosotros.

Y por último Juan lo presenta como “el que ha de venir”, forma futura de Dios, la cual no debemos olvidar, porque es tan importante como las otras dos. En este libro aprenderemos sobre “El que ha de venir” porque es un mensaje que tiene que tener ahora la mayor relevancia en el cuerpo de Cristo. Dios levantará una generación de maestros y profetas que comprenderán claramente las cosas más importantes que debemos saber en cuanto a los últimos tiempos. Es tiempo de hablar de Dios, ya no solamente como el que era o el que es, sino sobre todo ahora como “el que ha de venir”.

El versículo 4 también menciona que el mensaje es de parte de Los siete espíritus que están delante de su trono, mostrando que el Espíritu Santo imparte a plenitud este mensaje para su pueblo. Los siete espíritus son una característica de Dios nombrada en Isaías 11:2 como siete aspectos característicos del Espíritu Santo en plenitud y perfección, manifestado como “Espíritu del SEÑOR: espíritu de sabiduría y de inteligencia, espíritu de consejo y de fortaleza, espíritu de conocimiento y de temor de Dios.

Esta nos muestra el gran despliegue de sabiduría, revelación y conocimientos tan poderoso de este libro.

Versículo 5 y 6

En el versículo 5 nos habla también que el mensaje viene de parte de Jesucristo, por lo que vemos hasta aquí a la trinidad, un mensaje tan relevante que se nos muestra que viene de Dios el padre como “el que era, el que es y el que ha de venir”, de parte del Espíritu Santo en su plenitud en siete manifestaciónes, y ahora de Jesucristo, a quién se lo describe con tres características, primero como el testigo fiel, porque ha revelado la verdad de Dios al mundo, segundo como “el primogénito de entre los muertos”, porque fue el primero en su aspecto humano en resucitar en un nuevo cuerpo glorioso, y tercero como “El Soberano de los reyes de la tierra” Aquí vale destacar que el reino de Jesús no es de este mundo, pero en un futuro, Él establecerá un pleno dominio físico de toda las naciones, y su título en esta función es rey soberano de los reyes de la tierra.

Dice que “por amor Dios nos lavó”, esto significa que primero nos amó, aún cuando estábamos sucios y perdidos en nuestra alma, no nos buscaba limpios o perfectos, nos buscó perdidos, nos amó y luego nos lavó, y todo para levantarnos y hacernos reyes y sacerdotes para Dios su Padre, esto indica que tendremos funciones específicas que cumplir en el reino milenial sobre las naciones.

A lo largo del libro de apocalipsis, vemos que Dios no solo nos salvará para entrar en su reino, sino también para reinar con Él. Aquellos que venzamos el pecado por el Espíritu Santo en nosotros, que permanezcamos hasta el fin, siendo fieles y celosos de las obras de Dios, un día reinaremos juntos con Cristo a las naciones.

Versículo 7

Aquí se menciona el momento del regreso de Jesús a la tierra, que vendrá desde la nubes. Este mismo versículo ya había sido profetizado en el momento de la ascensión de Jesús.

Luego de haber resucitado, Jesús compartió muchas cosas con los discípulos antes de ascender al cielo, y luego de anunciarles que el Espíritu Santo vendría sobre ellos, Jesús fue elevado para ascender gloriosamente y fue cubierto por nubes, en ese preciso momento dos ángeles les avisaron a los testigos que allí se encontraban, que Jesús volvería de la misma manera que lo estaban viendo irse. Veamos como lo dice en Hechos 1:9-11

“Después de decir esto, y mientras ellos le veían, él fue elevado; y una nube le recibió ocultándole de sus ojos. Y como ellos estaban fijando la vista en el cielo mientras él se iba, he aquí dos varones vestidos de blanco se presentaron junto a ellos, y les dijeron: —Hombres galileos, ¿por qué se quedan de pie mirando al cielo? Este Jesús, quien fue tomado de ustedes arriba al cielo, vendrá de la misma manera como le han visto ir al cielo”.

No hay que confundir la segunda venida de Cristo con el arrebatamiento de la iglesia. Aquí se describe la segunda venida, que es cuando Cristo venga a gobernar definitivamente en este mundo.

Cuando esto ocurra la iglesia ya ha sido arrebatada y los muertos en Cristo ya habrán resucitado. El arrebatamiento será un acontecimiento previo, que ocurrirá en el aire, es decir que Jesús en el rapto no se instalará en la tierra, sino que solo serán resucitados los creyentes desde que Cristo vino al mundo y los creyentes que estemos vivos en ese momento seremos levantados juntamente con ellos, como lo dice: 1 Tesalonicenses 4:16-17

Lo que está por suceder primero es el levantamiento de la iglesia junto con los muertos en Cristo, luego el anticristo tendrá un gobierno de una poderosa influencia global, donde engañará a muchos y las naciones irán tras su poder engañoso. Dios intervendrá en el momento cuando todas las naciones se reúnan para destruir a Israel, es allí cuando Jesús regresará para vencer a sus enemigos y se asentará en el monte de los olivos, el mismo lugar donde ascendió. Aunque allí regresará en su descenso, su gobierno milenial será desde el monte de Sión, que es Jerusalén.

Esa nube especial de gloria que lo cubrió, un día aparecerá de nuevo y se correrá, pero esta vez para recibirlo de regreso; Jesucristo el Hijo de Dios volverá desde el cielo para gobernar el mundo con justicia. Éste es el evento más importante y glorioso que está por suceder en el mundo luego del rapto de la iglesia.

Luego, el versículo 7 dice: “todo ojo le verá: aun los que le traspasaron”

Algo que desveló por siglos a los estudiosos de este tema es cómo sería eso que “todo ojo lo verá” podemos interpretarlo de varias maneras, una es que al abrirse el cielo de una manera tan gloriosa Dios muestre algo sobrenatural en nuestra atmósfera que podrá verse de alguna forma en los cielos del mundo entero, y todos sabrán que Jesús, el Hijo de Dios está regresando a la tierra. La biblia es clara en que este será un evento público para todo el mundo y al que nadie podrá ignorar.

Mateo 24:30 lo dice de este manera:

“Y entonces, por fin, aparecerá en los cielos la señal de que el Hijo del Hombre viene, y habrá un profundo lamento entre todos los pueblos de la tierra. Verán al Hijo del Hombre venir en las nubes del cielo con poder y gran gloria”. (NTV)

Habrá en el cielo señales que indiquen el regreso inminente de la segunda venida de Jesús, una de las señales más repetidas es el oscurecimiento del sol y la luna roja, descrita como “teñida de sangre”. Que no hay que confundir con cualquier eclipse o lunas de sangre que puedan ocurrir ahora, en la historia siempre hubo eclipses solares y lunas rojizas, pero esta será una señal especial que podemos leer Joel 2:10, Apocalipsis 6:12-14, Isaías 34:4

Tal vez sea el más grande de todos los eclipses solares que hayan existido, el que dure más tiempo y la luna más roja que haya visto el ojo humano alguna vez. Ésto sucederá en medio de un mundo que estará turbulento en medio de guerras atómicas, conflictos civiles, hambres, pestes, problemas económicos, persecución militar y política y un dominio del anticristo en casi todo el mundo, en un momento, antes de la venida del Señor, ocurrirán estas señales que anticiparán su inminente regreso en aquellos días.

El lamento profundo de los pueblos, es porque ya todos entenderán que Dios viene a intervenir y viene con juicio para todos lo que se hayan rendido al gobierno del anticristo, habiéndose unido al sistema que clasificará e identificará a las personas dentro de un sistema denominado “la marca de la bestia”.

Recordemos también que Jesús regresará en las nubes, y esto se puede tomar como otra señal en el cielo. Puede que esta nube de gloria sea un momento previo a la apertura del cielo para el regreso de Jesús y también se puede tomar como una contundente señal que se podrá ver en todo el mundo.

Otra interpretación que se hizo es que este cortejo desde el cielo a la tierra, en el que vendrá Jesús con los millares de creyentes, será un momento que todos lo que lo vean desde Jerusalén y alrededores podrán transmitir o grabar, no solo desde cadenas de televisión, sino con internet desde cualquier dispositivo móvil.

Por último dice que “todo ojo lo verá y los que lo traspasaron”. La expresión “lo que los traspasaron” hace referencia al pueblo judío, que fueron la nación que había condenado mayoritariamente a Jesús a la cruz y los que lo traspasaron con una lanza antes de morir.

Versículo 8

Aquí repita la misma expresión que ya vimos en el versículo cinco, el que era, el que es y el que ha de venir. Dios habla en primera persona como el Alfa y la Omega, el Señor Dios todopoderoso. El es quien ha iniciado todo, el principio de todo y es quién también le pondrá fin a las cosas. Es a su vez una afirmación sublime y excelsa del poder magnífico de Dios que nos quiere decir una vez más a nosotros y al mundo que Él está hablando y al que debemos tenerle un temor reverente por lo que dice, y por lo que hará.

Versículos 9 al 11

El apóstol Juan estaba preso en esta pequeña isla por causa de la predicación del evangelio, una isla desolada, usada para llevar a prisioneros a manera de cárcel por el imperio romano. En esta isla los presos eran obligados a trabajar con el mármol, ya que abundaba allí. Pero a pesar de todo, Juan no estaba preso espiritualmente, , porque dice que estaba: “en el Espíritu”, esto nos habla de que su conexión con Dios era tan grande que se movía por el Espíritu Santo, Juan no solo había logrado madurar y hacer morir los deseos carnales del pecado, sino que había logrado vivir en el Espíritu, recibiendo y viendo todo aquello que el Señor le mostraba. En este estado de estar en el Espíritu recibió una visión especial escuchando la voz de Jesús como de trompeta que le anunció lo que le revelaría y que todo lo debía escribir para que quede un registro hasta hoy y lo introduce en el mensaje a la siete iglesias de Asia.

El Señor decidió utilizar ese momento donde el mundo lo había puesto preso, para revelarle los sucesos futuros más grandes para la humanidad. Nada nos puede separar del amor de Dios.

Versículos del 12 al 16

Juan escucha la voz de Jesús de forma distinta a la que conocía antes de resucitado, pero ahora la voz como de trompeta lo llama, y al darse vuelta, ve 7 candelabros de oro. Estos candelabros son los que contienen la luz, no son luz, solo la contienen como medio para expresarla, símbolo de la siete iglesias a las que dirigirá sus primeros mensajes en este libro.

Éstas iglesias a pesar que ninguna era perfecta, Jesús estaba en medio de ellas, nos habla de que Jesús no dejará a su iglesia, porque es su amada y aun con imperfecciones nosotros también debemos amar a la iglesia, a pesar de las divisiones entre cristianos, y de las diferentes perspectivas, debemos velar por la unidad, porque Jesús está en medio de ellas.

La labor del sumo sacerdote consistía en el antiguo testamento a cuidar y mantener los candelabros encendidos. Ahí estaba Jesús para corregir y perfeccionar a sus iglesias.

La iglesia no es nada por sí sola, pero cuando la luz se deja ver, es porque hay aceite y fuego. La mayor preocupación de la iglesia debe ser mantener el aceite y el fuego encendido. El aceite es la unción por mantenerse unidos a Jesús y no la carne. El aceite de la unción es efectiva porque rompe todo yugo de esclavitud y de opresión. El fuego es la consecuencia de tener aceite, una iglesia llena de unción de poder, es la que brilla y su luz llega con fuerza a todo el mundo.

Jesús vestía una túnica blanca, larga y un cinto de oro puro, las personas distinguidas usaban túnicas largas, y el cinto de oro puro nos habla de su vestimenta como sumo sacerdote. Pero no era cualquier cinto, era completamente de oro, lo que simboliza el amor eterno de Dios.

Los largos cabellos blancos, no nos hablan de vejez, sino da la antigüedad de su reino, son el blanco que resplandece de su gloria, su reino no solo es antiguo o milenario, sino eterno. Éstos cabellos simbolizan su pureza, autoridad, sabiduría y eternidad.

Sus ojos como llama de fuego son el poder consumidor que todo lo ve y todo lo conoce. Estos ojos nos deben inspirar gran temor reverente, porque no hay secretos ante su mirada de fuego.

Sus pies eran como bronce pulido refinado en un horno, nos hablan de que Jesús en su condición de hombre paso el fuego de distintas pruebas. El bronce es un metal fuerte y duradero, lo que nos indica que sus decisiones y caminos son firmes y eternos.

Su voz era fuerte y estruendosa como muchas aguas, esta es la forma que Juan pudo describir con sus palabras lo que significaba la majestad de Cristo glorificado hablando. Las muchas aguas son avasallantes y demoledoras. Las voz de Jesús en esta revelación fueron para el discípulo Juan, una experiencia de fuerza colosal e indescriptiblemente majestuosa.

El versículo 16 nos muestra que Jesús tenía siete estrellas en su mano derecha, las cuales se revelan más adelante, y la espada de dos filos que sale de su boca es que sus palabras tienen un efecto contundente.

El rostro de Jesús no pudo ser descripto por Juan, más que como el sol en todo su esplendor. No hay tal vez en nosotros, una forma más grande de poder describir la gloriosa luz que sale del rostro de Jesús sino esta. Toda la gloria de la majestad, santidad, pureza y perfección de Dios, están concentradas en el rostro de Jesús, que son para nosotros una luz tan abrumadora como maravillosa.

Versículo 17 y 18

Nadie podría quedar en pie o indiferente ante una visión como ésta, Juan lo describe como caer como muerto, nuestro cuerpo no puede soportar tanta gloria y peso de santidad. Pero Jesús le dijo:

¡No tengas miedo! Yo soy el Primero y el Último. Yo soy el que vive. Estuve muerto, ¡pero mira! ¡Ahora estoy vivo por siempre y para siempre! Y tengo en mi poder las llaves de la muerte y de la tumba.

Ésta es la visión gloriosa del Señor glorificado, habiendo consumado su obra de redención, así es como se ve Cristo en la gloria a la diestra del padre. En su mano tiene las llaves de la muerte y del hades, Él puede dar vida y resucitar a los muertos, porque la muerte ya no dominará a los justos, Él resucitará a los muertos en Cristo para salvación eterna y los incrédulos para perdición.

Jesús ha recuperado la autoridad que el hombre había perdido en el jardín del Edén, habiéndose hecho hombre y vencido a la muerte y al pecado, ahora tiene poder para resucitarnos en el día de la resurrección de los justos.

Versículo 19 y 20

Le pide que escriba para dejar registros de todo lo que tiene que mostrarle, que es lo que ya apreció hasta ese momento en la visión, lo que pasaba en ese momento con las siete iglesias, y lo que va a suceder, qué son las cosas que aún están en nuestro futuro, “las cosas que van a suceder” fueron futuro para Juan e igualmente, por ahora, lo son para nosotros.

Finalmente le revela lo que significan las siete estrellas, que son los mensajeros encargados de propagar la palabra de Dios en esas siete iglesias. La palabra griega que se usa para ángeles en esta parte es: aggelos, que significa “mensajeros”, podemos deducir que como mensajeros se refiere a los líderes o pastores de cada iglesia, porque el mensaje de Jesús no estaba dirigido a ángeles, sino al pastor principal de cada iglesia de ese tiempo, y como consejos e indicaciones a las iglesias en todos los tiempos.

Los siete candelabros de oro son las siete iglesias que en ese tiempo Jesús eligió para darles palabras de consuelo, halago y corrección.

Hagamos ahora juntos una oración basada en Apocalipsis 1

“Padre todopoderoso gracias por darnos esta revelación de este libro maravilloso que nos has regalado”

“Ayúdanos a entender cuál es nuestro papel en este momento de acuerdo a tu plan eterno, enséñame a entender que quieres que yo haga cada día para avanzar y cumplir tu plan conmigo”

“Gracias por tu santidad, tu perfección y por haber vencido al diablo y a la muerte”

“Tu eres el Rey de reyes y Señor de señores, y nos has dado autoridad para poder gobernar ahora en el Espíritu y prepararnos para gobernar contigo en tu reino eterno”

“Límpiame, sáname y restáurame de toda debilidad que manche mis vestiduras, porque tus ojos de llama de fuego, no son para condenar a tus hijos, sino para purificarnos con amor y estar listos para tu regreso”

“Esperamos tu venida con expectativas, esforzándonos cada día para mostrar tu luz delante de todos lo hombres”

Pido, espero y declaro todo esto en el nombre de Jesús. Amén”

1 Comentario

1 Comentario

  1. Maria A.

    3 septiembre, 2020 at 4:17 pm

    Muchas gracias por enviarnos esta explicación. Muy gratificante poder leer y entender un poco más el Estudio del Apocalipsis. Bendiciones y nuevamente mil, mil gracias!!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Arriba