Dios Habla a Través de los Dones y Talentos

La gente a menudo se pregunta: ¿Qué se supone que debo hacer con mi vida? ¿Cuál es el propósito de estar vivo? ¿Tiene Dios un plan para mí? Una manera en la que Dios contesta estas preguntas es a través de nuestros dones y talentos naturales. Él nos guía para entender nuestro propósito a través de las habilidades y talentos que El nos da.
Un talento dado por Dios, o lo que a menudo llamamos “un don”, es algo que podemos hacer fácilmente, algo que sale naturalmente. Por ejemplo, muchos grandes artistas saben cómo combinar de manera precisa formas y colores, por lo que disfrutan pintar esculpir, o diseñar edificios.

Muchos compositores escuchan música en sus cabezas, y simplemente escriben estas melodías y/o letras para componer música hermosa. Algunas personas tienen habilidad natural para organizar o administrar, mientras que otras son talentosas como consejeras, ayudando a otros a arreglar sus vidas y relaciones. Sin importar cuáles sean nuestros talentos, obtenemos un gran placer haciendo lo que naturalmente somos buenos para hacer.

Si no está seguro de cuál es su propósito en la vida, solo haga las cosas en las que usted es bueno y luego vea a Dios confirmar sus decisiones al bendecir su esfuerzos. No pase su vida tratando de hacer cosas en las que usted no es talentoso. Cuando las personas trabajan en algo que no son talentosas, son miserables – y así es cada persona que la rodea. Pero cuando las personas están en el lugar apropiado, sobresalen en en sus trabajos y serán una bendición para sus empleadores y compañeros.

Si hacemos las cosas en las que somos buenos para hacer, sentiremos la unción de Dios (presencia y poder) en nuestros esfuerzos. Sabremos que estamos utilizando nuestros talentos y que haciendo esto honramos a Dios y ministramos vida a otros. Dios nos habla a través de esta unción, dándonos paz y gozo al saber que estamos cumpliendo Su plan para nuestras vidas.

La Palabra de Dios para usted hoy: Haga las cosas en las que es bueno – Es un regalo de Dios para usted. Del libro “Hearing from God Each Morning” de Joyce Meyer. Derechos de autor 2010 por Joyce Meyer. Publicado por FaithWords. Todos los derechos reservados.

Anterior articulo:

Las Palabras Dan Vida o Muerte

Siguiente articulo:

Si Dios es el centro en tu Matrimonio, el Amor crecerá

También te puede interesar...

  1. OH IGLESEA DE LATINOAMÉRICA Y VENEZUELA NO TE CONTAMINES MANTENED TU POSICIÓN FIRME ANTE TU DIOS VIVO ALELUYA……..HISTORIA 77
    Nada los hizo inclinarse

    ¿RECUERDAS haber oído acerca de estos tres jóvenes? Sí, son los amigos de Daniel que rehusaron comer lo que no era bueno para ellos. Los babilonios los llamaban Sadrac, Mesac y Abednego. Pero míralos ahora. ¿Por qué no se están inclinando a esta gran imagen como todos los demás? Vamos a ver a qué se debe esto.

    ¿Recuerdas tú las leyes que Jehová mismo escribió, llamadas los Diez Mandamientos? El primero es: ‘No debes adorar más dioses que a mí.’ Los jóvenes están obedeciendo esta ley aquí, aunque no es fácil hacer eso.

    Nabucodonosor, el rey de Babilonia, ha llamado a mucha gente importante para que honren esta imagen que él ha levantado. Acaba de decir a toda la gente: ‘Cuando oigan el sonido de los cuernos, las arpas y los otros instrumentos musicales, inclínense y adoren esta imagen de oro. El que no se incline y adore será echado en un horno ardiente al momento.’

    Cuando Nabucodonosor oye que Sadrac, Mesac y Abednego no se han inclinado, se enoja mucho. Hace que los traigan a él. Les da otra oportunidad de inclinarse. Pero los jóvenes confían en Jehová. ‘Nuestro Dios a quien servimos puede salvarnos,’ le dicen. ‘Pero aunque no, no nos vamos a inclinar a tu imagen de oro.’

    Al oír esto, Nabucodonosor se enoja más. Hay un horno cerca, y él manda: ‘¡Calienten el horno siete veces más que antes!’ Entonces hace que los hombres más fuertes de su ejército aten a Sadrac, Mesac y Abednego y los echen en el horno. El horno está tan caliente que las llamas matan a los hombres fuertes. Pero ¿qué les pasa a los tres jóvenes que ellos han echado dentro?

    El rey mira dentro del horno, y se asusta muchísimo. ‘¿No atamos a tres hombres y los echamos en el horno ardiente?’ pregunta:

    ‘Sí, eso hicimos,’ contestan sus siervos.

    ‘Pero yo veo a cuatro hombres caminando en el fuego,’ dice él. ‘No están atados, y el fuego no les está haciendo daño. Y el cuarto parece un dios.’ El rey se acerca a la puerta del horno y grita: ‘¡Sadrac! ¡Mesac! ¡Abednego! ¡Salgan, siervos del Dios Altísimo!’

    Cuando salen, toda la gente puede ver que no han sufrido daño. Entonces el rey dice: ‘¡Alabado sea el Dios de Sadrac, Mesac y Abednego! Ha enviado su ángel y los ha salvado porque nada los hizo inclinarse y adorar a ningún dios excepto el de ellos.’

    ¿No es éste un excelente ejemplo de fidelidad a Jehová para nosotros?

    Éxodo 20:3; Daniel 3:1-30. Este es el Dios que yó alabo y le doy adoración SHALOM ADONAY ………IGLESIA AVANZA NO TE RINDAS ESTE ES UN DIOS DE PODER Lourdes Josefina Pachano

Publica un nuevo comentario