El propósito de las pruebas

El Señor Jesús te acompaña en las pruebas, el no te abandonó, está ahora a tu lado, consolandote, llamando tu atención, diciéndote: “No temas, estoy contigo, te doy mis fuerzas porque de esta situación saldrás triunfante”.

En 1 de Pedro capítulo 1 versículo 7, en la traducción lenguaje actual dice: “La confianza que ustedes tienen en Dios es como el oro: así como la calidad del oro se pone a prueba con el fuego, la confianza que ustedes tienen en Dios se pone a prueba con los problemas.

Si ustedes pasan la prueba, su confianza será más valiosa que el oro, pues el oro se puede destruir. Así, cuando Jesucristo aparezca, hablará bien de la confianza que ustedes tienen en Dios, porque una confianza que ha pasado por tantas pruebas merece ser alabada. (‭1 Pedro‬ ‭1‬:‭7‬ TLA). Para superar las pruebas correctamente debemos mantener una actitud correcta. Una actitud que no contradiga lo que el Señor pide de nosotros, sino obedeciendo y poniendo nuestra expectativa en su amor y fidelidad. Muchas cosas que pasamos ponen a prueba nuestra fe y obediencia a Dios, las cuales, si mantenemos terminaremos con éxito, bendición y con nuestra fe y paciencia perfeccionadas.

Hagamos juntos esta oración:

“Dios mío, te pido que me ayudes a pasar la prueba con fidelidad, entereza y fe, no permitas que me desvié a tomar malas decisiones. Declaro que seré fiel, fuerte y confiado para ver la manos de Dios obrar y salir aprobado en el nombre de Jesús, amén.

Anterior articulo:

La restitución de la herencia perdida

Siguiente articulo:

Trazando el Rumbo del Plan de Dios

También te puede interesar...