Oración de la Mañana por La Fidelidad de Dios

Por Mario Serrano

Algunos confían en carros, y otros en caballos; mas nosotros en el nombre del Señor nuestro Dios confiaremos (Salmos 20.7 LBLA)

Los caballos y carros representaban uno de los bienes más preciados de la antigüedad.
La cantidad de caballos y carros de guerra que poseía un ejército determinaba el grado de eficacia y la capacidad de conquista del mismo.

Pero el rey David declara que su confianza estaba depositada solo en Dios. Él era el único que podía dar verdadera ayuda en los momentos críticos y difíciles.

Así nos sucede con muchas otras cosas. Nos apoyamos en el trabajo porque creemos que es estable, confiamos en el amigo porque creemos que no nos fallara, nos entregamos a un amor creyendo que será para siempre y cuantas veces también, somos defraudados y engañados cayendo en un pozo profundo de angustia y desolación.

Tal vez te brindaste a una amistad, has amado intensamente, diste lo mejor de ti pero luego todo se enfrió, la amistad se rompió, al amor se convirtió en resentimiento, y las cosas que parecían seguras en inquebrantables se derrumbaron.

Es reconfortante saber que la fidelidad y el amor divino son permanentes y no cambian. Las tristes experiencias de la vida pueden hacernos dudar y llevarnos a pensar que el amor del padre puede variar. Pero no, su amor por ti es eterno y permanente. Su amor y fidelidad no depende de cómo nos sentimos, o en donde o con quien estamos. El siempre está amándote. Aun si no eres fiel el permanece fiel. Él siempre está dispuesto a escucharte, consolarte, recibirte y bendecirte.

Sus misericordias hacia ti son nuevas cada mañana. Pon tu plena confianza en Dios. Aun cuando nadie está a tu lado, el permanece allí, junto a ti, para rodearte con sus varazos eternos de amor.

Oremos juntos asi:

Gracias Padre Celestial por tu amor y fidelidad
Gracias porque nunca me dejarás
Las personas me han fallado muchas veces y esto me ha causado desolación
La traición, la mentira y la hipocresía de las personas han quebrantado mi corazón
Consuélame y que el aceite de tu Espiritu Santo suavice y sane toda herida.
Recibo consuelo, fortaleza, fe y confianza para levantarme y seguir adelante.
Hoy comienzo un nuevo tiempo dejando atrás toda desilusión.
Se que tomado de tu mano y confiando solo en ti , cosas mejores vendrán a mi vida
Creo declaro y recibo todo esto en el maravilloso nombre de Jesus, amén

Anterior articulo:

La Importancia de Planear 100% Enfocados

Siguiente articulo:

¿CUÁNTO TIEMPO DURARÁ?

También te puede interesar...

Publica un nuevo comentario