¡¿Quién me Ayudará a Superar Este Obstáculo?!

Y decían entre sí: ¿Quién nos revolverá la piedra de la puerta del sepulcro? (Marcos 16.3)

Jesús ha resucitado. Las mujeres al llegar al sepulcro no lo sabían pero el Señor ya no estaba en la tumba. Su resurrección es nuestra garantía de que un día nosotros también resucitaremos para vivir eternamente con él. Su resurrección también es la garantía de una nueva vida para todos aquellos que hemos recibido su salvación. ¡Nueva vida de gozo y victoria! Esta esperanza también es para ti si abres tu corazón y recibes esta gracia salvadora.
En el versículo de hoy las mujeres se hicieron el siguiente interrogante ¿Quién tendrá la fuerza suficiente para remover el obstáculo? En nuestro caminar diario encontramos obstáculos, piedras que nos impiden el avance, nos limitan, nos paralizan. ¿Qué piedras o dificultades encuentras en tu sendero? Muchas veces las hay de temor, de resentimiento, de dudas e indecisión o quizás de complejos y culpabilidad, piedras de autocompasión y depresión, de enfermedades que nos imposibilitan, de escases, de pobreza y también piedras de incredulidad y pecado que nos separan de Dios.

¿Cuantas veces has tratado de remover la piedra y no lo has logrado? Esta es la maravillosa esperanza a la que nos aferramos… ¡Jesús vive y está con nosotros! Él no es ajeno a tu necesidad, y su presencia hace que las piedras, las dificultades y los obstáculos desaparezcan. Su cuidado y protección siempre nos resguarda.

La vida abundante de Cristo invade todo nuestro ser. Ya no hay que buscar en las cenizas del ayer algo que nos motive a vivir. Puedes sentir un nuevo amanecer en tu alma cada día… hay primavera, hay gozo y victoria. Tu mente y espíritu se elevaran por encima de todo, hacia una nueva vida de plenitud en Cristo.

Oremos así:

Jesús gracias por la vida nueva que me impartes, aparto con tu fortaleza y poder toda piedra que que se presente en mi camino hacia ti. Tú me llevas de la mano y mi corazón se alienta. Recibo tu poder y tu vida abundante para superar los obstáculos y elevarme a las alturas para vivir más cerca de ti, n tu nombre Jesús amen.

Anterior articulo:

ORACIÓN POR MÉXICO Y PUERTO RICO

Siguiente articulo:

La Luz de Dios Aumenta Sobre Ti Hasta Darte Plenitud

También te puede interesar...