VENCE EL MAL, Haciendo el Bien

El Señor te bendecirá grandemente cuando devuelvas bien por mal. Si te han herido o criticado injustamente, debes dar el ejemplo para cumplir el consejo del Señor. Devuelve siempre bien por mal y Dios estará contigo.

Proverbios 25:21-22 dice: “Si tu enemigo tiene hambre, dale de comer; si tiene sed, dale de beber. Actuando así, harás que se avergüence de su conducta, y el Señor te lo recompensará”.

Todos hemos sufrido alguna vez comentarios injustos acerca de nosotros. Palabras hirientes y despectivas que nos afectaron. Muchas veces por envidia o rivalidad las personas intentan encontrar fallas para hablar mal nuestro, pero nosotros no debemos ser iguales a ellos.

No debes caer en la trampa de enojarte y devolver la misma moneda, si lo haces, te rebajaras a ser denigrante como ellos, la biblia nos enseña que debemos pagar bien por mal, esto librará tu alma y te pondrá por arriba de esas personas.

Dios te respalda cuando haces el bien. Puedes ayudar, o hacer algo bueno, no siendo agresivo ni despectivo con aquellos que te han maltratado de alguna manera. Así, no solo darás un buen testimonio, sino que harás aquello que el Señor quiere, siendo avergonzado aquel que se comportó de forma injusta. No dejes que la venganza y el rencor te hagan tomar decisiones de las que seguro te arrepentirás. Responde siempre con el bien y una bendición vendrá para ti.

Hagamos esta oración:

“Padre Dios, hoy entrego en tus manos el dolor y las heridas que me causaron injustamente, bendigo a quienes me maldicen o critican y te pido que tu presencia los ilumine. Me comprometo a dar bien por mal, en el nombre de Jesús, amén”

Anterior articulo:

VENCIENDO el Poder Maligno de La Envidia

Siguiente articulo:

CUATRO LLAVES Que Abren Tu Bendición

También te puede interesar...

  1. Amado Dios gracias por tu amor misericordioso por el perdón de nuestros pecados gracias tu sangre nos limpie de todo mal para ser dignos de estar en tu presencia y seamos templo donde reside siempre tu Espíritu Santo siendo así merecedores de tu gracia y favor Amen

Publica un nuevo comentario