¿Estás Aprovechando Todo tu Potencial?

Por Cindy Jacobs

Recientemente, tuve dificultades para enviar mensajes de texto en mi iPhone. Nuestro hijo más joven, Arden, estaba en la India hablando en una conferencia, y él necesitaba ponerse en contacto conmigo. Me estaba mandando un mensaje de texto, pero no pude responder a sus mensajes durante horas debido a una falla en mi teléfono.

Tardé más de quince minutos en escribir una o dos oraciones, luego mi teléfono desapareció repentinamente de la aplicación de mensajes, perdiendo todo lo que había tipeado, y tuve que comenzar todo el proceso otra vez. Le envié un breve mensaje después de 4 horas intentándolo. Quería decir más, pero no pude.

No hace falta decir que estaba muy frustrado.

Intenté todo para solucionar el problema, desde el cierre de aplicaciones hasta apagar el teléfono y reiniciar todo el camino hasta el “paro forzado”, la acción a la que accedes cuando nada más parece funcionar. Luego procedí a pasos más complicados, pero no se resolvía el problema.

Finalmente, en un estado de desesperación, llevé mi teléfono a algunos expertos, técnicos que sabían mucho más sobre cómo funcionaba que yo. Intenté resolver el problema por días, pero llegaron a la raíz del problema en menos de quince minutos. Resulta que inadvertidamente hice algo que atascó el sistema operativo del teléfono. Después de una solución rápida, estaba enviando mensajes de texto una vez más sin ningún problema.

Toda la experiencia me hizo pensar: ¿y si no hubiera buscado la solución? ¿Qué pasaría si hubiera aceptado cómo eran las cosas en lugar de tomarme el tiempo para buscar respuestas? Todavía estaría usando el teléfono muy por debajo de su nivel de funcionamiento previsto y, trágicamente, perdiendo mucho tiempo. Hubiera obstaculizado las comunicaciones con mi familia, mi equipo y mis amigos.

Avancemos un paso más. Supongamos que nunca hubiera experimentado la realidad de enviar mensajes de texto. Hace treinta años, ni siquiera sabía qué era un texto, y mucho menos un teléfono inteligente. Hace apenas cien años, ni siquiera había una llamada telefónica transcontinental. En aquel entonces, me hubiera encantado trabajar cuatro horas solo para enviar un mensaje instantáneo a mi hijo en la India. Cualquier comunicación hubiera sido mejor que ninguna comunicación.

Sin saber lo que estaba disponible para mí, no habría sido tan diligente para buscar la solución y superar las dificultades que se interponían en mi camino. Pero con mi iPhone, había experimentado los beneficios. Fue este conocimiento el que causó que mi nivel de frustración fuera tan alto.

Pero aquí está el punto. Nosotros, como iglesia, deberíamos experimentar el mismo nivel de frustración.

Si miramos honestamente la efectividad, influencia y poder de la Iglesia del Nuevo Testamento, no es difícil ver que hay mucho más disponible para nosotros como pueblo de Dios de lo que estamos experimentando actualmente. Solo estamos caminando en una fracción del poder que la iglesia primitiva presenció en sus días.

Eso nos deja con solo dos opciones. Podemos aceptar las cosas tal como son y racionalizar por qué Dios ya no se mueve de cierta manera. O el segundo es que podemos buscar respuestas y apuntarnos a deshacernos de cualquier cosa que esté robando nuestro potencial.

Hay más en nuestro potencial de lo que nos hemos dado cuenta. Es hora de que intervengamos. ¿Quién está conmigo?

Mensaje de Cindy Jacobs, reconocida oradora, conferencista y profeta de Dios. Traducido y adaptado por avanzapormas.com – Fuente original: messengerinternational.org/blog/devotional/tapping-full-potential

Anterior articulo:

Reconociendo y Sobrellevando a la Identidad Espiritual Robada

Siguiente articulo:

¿Sabes quién eres realmente? Por Cindy Jacobs

También te puede interesar...

Publica un nuevo comentario