Dante Gebel

Las siete heridas


El Señor murió en la cruz no sólo para darnos vida eterna, sino que sus heridas nos devolvieron autoridad, sanidad interna, abundancia y la fuerza de voluntad para tener el valor y coraje de obedecerlo a Él. Así entonces, con nuestras manos podemos bendecir a nuestros hijos y sanar a los enfermo, y todo lugar que pisemos en fe, será nuestro. Al ser crucificado, Jesús se convirtió en pecado para que no pequemos, en enfermedad para que no nos enfermemos, y Su corazón fue quebrantado para que nosotros jamás estemos tristes. Dios cumple cuando alguien le cree y transforma en bendición todo aquello que toques, todo aquello que pises, porque Su favor está con nosotros a partir de la cruz. ¿Quieres hoy recibir esta bendición de resurrección?

1 Comentario

1 Comentario

  1. SONIA

    11 septiembre, 2015 at 11:03 pm

    q maravilloso y claro mensaje recibi hoy,Te doy gracias Señor, por haberlo recibido, y l aclaridad con q me hablaste, Gloria y Honra a Ti Mi Rey, Gracias Señor,Amen.

Deja una respuesta

Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Avanza por Más es un portal diferente material cristiano en general, que promueve contenidos para la edificación espiritual de los creyentes y material de evangelización para la propagación del mensaje de salvación de nuestro Señor Jesucristo.

Te invitamos a que te sumes en esta hermosa aventura para conocer y compartir cada día más de Jesús.

Copyright © 2015 Avanza por Más. Desarrollado por History Maker

Arriba