Devocionales

Unidos en Oración Contra el Coronavirus

Por Esteban Correa para avanzapormas.com

Padre Celestial, venimos ante ti buscando
ayuda y protección para sea detenido
en este momento la ola de pandemia
que está afectando a miles de personas,
rogamos en el nombre de Jesús que tu
poder contrarreste el avance de esta ola
de enfermedad que avanza contra la humanidad.

Trae ante todo consuelo sobre los que están
padeciendo este virus y libra sus vidas,
te pedimos compasión y sanidad por todos ellos.

También clamamos por los familiares de los
que han lamentado las víctimas de esta
enfermedad trayendo fortaleza espiritual
y un poderoso consuelo en sus corazones
por medio de tu Espíritu Santo.

Confiamos en tí que pronto se encontrará
una cura para vencer esta ola de muertes
y enfermedad.

Nos aferramos a tu palabra que nos dice
en el Salmos 18:30

“Todas las promesas del Señor demuestran
ser verdaderas. Él es escudo para todos
los que buscan su protección”.

Por eso hoy buscamos tu protección y
confiamos en tus promesas, nos refugiamos
en tu amor bajo tu mano poderosa.

Cubre con tu santa presencia a
nuestros hijos y familiares, a toda
persona de nuestra ciudad y nación
para que no sea afectada.

Desechamos el temor y el pánico,
le decimos a la oscuridad que
retroceda de nuestra casa, ciudad
y nación en el nombre poderoso de Jesús.

Llena nuestros corazones con ánimo,
fe y esperanza.

Que tu Espíritu Santo nos capacite
para ser una fuente de luz y salvación
en este momento de gran angustia
para el mundo.

Proclamamos que nuestros ojos verán
tu palabra expandirse más rápido
que cualquier otro virus, que tu
salvación y milagros se expandan
como nunca antes en toda familia,
pueblo y nación.

Le ordenamos en el nombre de Jesús
a la pandemia coronavirus que se
detenga ahora mismo.

Cubrimos con la preciosa sangre de
Cristo nuestras vidas, la de nuestra
familia, amigos, vecinos y compañeros

en todo lugar donde estemos para
que ninguna peste nos toque.

Desatamos la promesa de protección
del Salmo 91, que dice así:

1 Los que viven al amparo del Altísimo
encontrarán descanso a la sombra del Todopoderoso.
2 Declaro lo siguiente acerca del Señor:
Solo él es mi refugio, mi lugar seguro;
él es mi Dios y en él confío.
3 Te rescatará de toda trampa
y te protegerá de enfermedades mortales.
4 Con sus plumas te cubrirá
y con sus alas te dará refugio.
Sus fieles promesas son tu armadura y tu protección.
5 No tengas miedo de los terrores de la noche
ni de la flecha que se lanza en el día.
6 No temas a la enfermedad que acecha en la oscuridad,
ni a la catástrofe que estalla al mediodía.
7 Aunque caigan mil a tu lado,
aunque mueran diez mil a tu alrededor,
esos males no te tocarán.
8 Simplemente abre tus ojos
y mira cómo los perversos reciben su merecido.

9 Si haces al Señor tu refugio
y al Altísimo tu resguardo,
10 ningún mal te conquistará;
ninguna plaga se acercará a tu hogar.
11 Pues él ordenará a sus ángeles
que te protejan por donde vayas.
12 Te sostendrán con sus manos
para que ni siquiera te lastimes el pie con una piedra.
13 Pisotearás leones y cobras;
¡aplastarás feroces leones y serpientes bajo tus pies!

14 El Señor dice: «Rescataré a los que me aman;
protegeré a los que confían en mi nombre.
15 Cuando me llamen, yo les responderé;
estaré con ellos en medio de las dificultades.
Los rescataré y los honraré.
16 Los recompensaré con una larga vida
y les daré mi salvación».

Gracias padre, estamos confiando en ti
en este momento para ver tu mano milagrosa
moverse

y que sea una oportunidad para un
gran avivamiento donde miles de personas
conozcan la salvación de Cristo.

Creemos, pedimos y declaramos todo esto
en el poderoso nombre de Jesús, nuestro
salvador, sanador y protector. Amén

Comparte esta oración con todas las
personas que puedas y en todas
las redes sociales.

Te saludamos desde avanzapormas.com
“Estamos para bendecirte”

1 Comentario

1 Comentario

  1. Ascary

    16 marzo, 2020 at 3:49 pm

    No hay cura científica, la cura se obtiene como el pueblo de Nínive lo llevo a cabo, así como el pueblo de Dios con Moisés cuando fue levantada la serpiente de bronce, ya que el pueblo de Dios solo miraba al suelo, y le era menester mirar asía arriba, así es necesario hoy día, mirar asía arriba, MUCHAS PALABRAS REPETITIVAS Y NADA DE HECHOS, HECHOS SON VERDADES.

Deja una respuesta

Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Arriba